LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS / COMIDA BASURA: LA PLAGA DE LOS ALIMENTOS PROCESADOS

jueves, 20 de marzo de 2008

Ante la creciente obesidad, diputados exigen regular a fabricantes de botanas

Plantean que etiquetas de productos adviertan sobre los problemas que pueden causar

Ante la creciente obesidad, diputados exigen regular a fabricantes de botanas

■ El consumo de refrescos aumentó 37% en los pasados 8 años y el de verduras cayó 29%

Roberto Garduño

Ampliar la imagen De acuerdo con datos de una investigación, en México 87 por ciento de niños y jóvenes sufren hipertensión, el 70 por ciento altos niveles de triglicéridos y 57 por ciento elevados índices de colesterol, derivado de la obesidad. En la imagen, surtido de productos chatarra en una tienda de la ciudad de México De acuerdo con datos de una investigación, en México 87 por ciento de niños y jóvenes sufren hipertensión, el 70 por ciento altos niveles de triglicéridos y 57 por ciento elevados índices de colesterol, derivado de la obesidad. En la imagen, surtido de productos chatarra en una tienda de la ciudad de México Foto: María Meléndrez Parada

La Cámara de Diputados exigirá al gobierno de Felipe Calderón que expida la norma oficial mexicana que rija a los fabricantes de botanas y refrescos para que incluyan en las etiquetas de sus productos la leyenda: "El consumo en exceso de este producto puede causar obesidad y por consiguiente daños a la salud".

A iniciativa del diputado priísta, Tomás Gloria –que pretende que las autoridades federales se rijan por los criterios que sus propios estudios y encuestas les han aportado en fechas recientes– en los pasados ocho años el consumo de refrescos se incrementó en 37 por ciento, mientras que la ingesta de frutas y verduras disminuyó 29 por ciento.

Tan sólo de 1999 al año 2005 el índice de sobrepreso en México pasó de 60 por ciento a 70 por ciento, a consecuencia –entre otros factores–, de que el 21 por ciento de las personas con ingresos altos y sólo el 9.2 por ciento de los que obtienen ingreso bajos practican alguna actividad física o deporte.

Además, diversos estudios señalan que los jóvenes es uno de los sectores de la población más afectados por la creciente obesidad. El 26 por ciento del total son menores de edad que cursan la educación primaria y el 36 por ciento acuden a la secundaria, revelan datos de la Encuesta Nacional de Salud 2006.

Y es que mientras en los años 90 los alumnos y jóvenes ingerían poco más de 2 mil calorías diarias, en la actualidad este nivel supera las 3 mil 800 y para el año 2010 esa cifra se incrementará a 4 mil 500 calorías diarias derivadas de la ingesta de alimentos chatarra y refrescos.

A raíz de tal circunstancia, establece el análisis del diputado Gloria, casi la totalidad de los niños obesos en primaria y secundaria presentan seudoacantiosis nidricans, o trastorno de la pigmentación de aparición juvenil, mal asociado usualmente con el sobrepeso y las alteraciones endocrinas, que repercute principalmente en la intolerancia a la glucosa.

El diputado priísta refiere datos aportados por el investigador Federico Figueiro en su texto Obesidad, la epidemia del siglo XXI, donde se establece que en México el 87 por ciento de los niños y jóvenes sufren hipertensión, de moderada a severa, el 70 por ciento, altos niveles de triglicéridos, y el 57 por ciento elevados índices de colesterol.



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/
Publicar un comentario

Humor organico

Detener el aumento de las enfermedades crónicas

Detener el aumento de las enfermedades crónicas
La epidemia de todos

por Víctor Hugo Durán

Se creía que las patologías crónicas eran "enfermedades de los ricos", pero ya no es así. Los países en desarrollo están padeciendo un aumento repentino de muertes y enfermedades debidas al cáncer, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes.

La buena noticia es que casi todo esto puede evitarse.

VIDEO COMIDA CHATARRA