LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS / COMIDA BASURA: LA PLAGA DE LOS ALIMENTOS PROCESADOS

domingo, 13 de abril de 2008

Pirámide nutricional detonante de enfermedades como la diabetes y la obesidad, entre otras

Detrás de la diabetes... aceite vegetal o manteca de cerdo

La pirámide nutricional ampliamente aceptada representa verdaderamente una puede ser el detonante de enfermedades como la diabetes y la obesidad, entre otras

12 Abril 2008
Cd. Juárez

Ramón Chaparro
El Diario


Especialistas en nutrición cuestionan por primera vez si la pirámide nutricional ampliamente conocida representa verdaderamente una alimentación idónea para el ser humano y no es el detonante de enfermedades como la diabetes y la obesidad, entre otras.

Miembros del Instituto de Investigación de la Inflamación (Iinvi) plantearon ayer en la conferencia para dar a conocer el inicio de operaciones del Centro Nutricional La Zona, que las deficiencias de salud de los mexicanos, particularmente de los fronterizos, están fundamentadas en la ignorancia de la población, más que en la falta de dinero, pero principalmente en la manipulación que surge de las empresas para vender sus productos.

Gustavo Orozco Aviña, director médico del organismo, dijo que el consumo de los alimentos provoca un cambio hormonal en el cuerpo, principalmente en el de las células que se inflaman y derivan en la obesidad.

Esto se origina por la ingesta de ácidos grasos que en exceso son los precursores de la enfermedad y que se encuentran en aceites de maíz, soya o girasol, refirió.

Silvia de Lourdes Orozco Aviña, presidenta del sistema La Dieta de la Zona en México, dijo que la nutrición del mexicano está determinada por los grandes intereses de la industria de alimentos.

Aseguró que el nuevo esquema de alimentación debe estar fundamentado en la reposición del uso del ácido graso Omega 3, que impide la inflamación de las células del cuerpo y en consecuencia evita la aparición de enfermedades como la diabetes, alta presión, colesterol, entre otras.

Mencionó que antes las abuelas de la actual generación cocinaban con manteca de cerdo o aceite de bacalao lo que no representaba tantos riesgos a la salud y se veía reflejado en que no existían tan altos índices de diabetes u obesidad.

Sin embargo, se empezaron a manejar aceites derivados de la semilla como el de maíz, de girasol, de canola, de oliva, entre otros que han provocado las enfermedades.

Estas sustancias crean en las células humanas el ácido araquidónico que es altamente nocivo, debido a que las inflama, por lo que en estas circunstancias el comer se ha convertido en un acto que atenta contra el propio cuerpo de las personas, refirió.

La especialista en nutrición aseguró que el tema de la buena alimentación no tiene nada que ver con lo económico sino con la información adecuada, ya que con una dieta barata se puede mantener un estado de salud equilibrado.

Explicó que en cada mesa de los hogares juarenses lo recomendable es servir un plato formado por tres porciones en el que se debe incluir en un tercio del contenido proteína de origen animal, es decir, carne de res, pescado, pollo, la clara del huevo entre otros.

En el segundo tercio vegetales como el chayote, brócoli, nopales y jícamas entre otros, excepto la papa y el betabel, así como frutas, menos la papaya, plátano, mango, debido a que contienen altos niveles de azúcar comparables a la ingesta de un pastel.

En la tercera porción se debe agregar poca grasa, como aceite de oliva, aguacate, cacahuate, entre otros productos.

Orozco Aviña sostuvo que la gente no conoce el daño hecho a las células, hasta que enfrenta complicaciones como infartos, crisis diabéticas, esclerosis múltiple, entre otras, aunque asista con regularidad al médico y le realicen exámenes.

Agregó que en esta frontera ya la gente va a poder conocer con exactitud en el Centro Nutricional La Zona la dimensión del daño que tiene escondido en su organismo, pero sobre todo que puede encontrar una solución sin tanto medicamento y con una alimentación adecuada, enfatizó.

No se trata de eliminar del todo los cereales, harinas y granos, sino disminuirlos, pero sustituirlos por vegetales como el nopal que apenas comienza a saberse sus atributos nutricionales.

Dijo que entre los productos más baratos se encuentra esta verdura, pero no lo es todo, por lo que necesita ser combinado con proteína de origen animal.

La especialista dijo que antes los albañiles se preparaban en la pausa de sus labores como comida una lata de sardina por ser de lo más barato, sin saber que estaban llevando a su cuerpo proteínas que los protegían contra la obesidad, pero en la actualidad han cambiado eso por una papitas con el refresco de cola.

Aseguró que se trata de una falta de información en el que las grandes compañías se aprovechan para manipular a su favor a los ciudadanos y hacerlos adictos a los alimentos que preparan con harinas refinadas.

--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/
Publicar un comentario

Humor organico

Detener el aumento de las enfermedades crónicas

Detener el aumento de las enfermedades crónicas
La epidemia de todos

por Víctor Hugo Durán

Se creía que las patologías crónicas eran "enfermedades de los ricos", pero ya no es así. Los países en desarrollo están padeciendo un aumento repentino de muertes y enfermedades debidas al cáncer, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes.

La buena noticia es que casi todo esto puede evitarse.

VIDEO COMIDA CHATARRA