LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS / COMIDA BASURA: LA PLAGA DE LOS ALIMENTOS PROCESADOS

lunes, 27 de octubre de 2008

Cereales para niños: “bombardeo” publicitario de un producto no tan saludable

Cereales para niños:

Cereales para niños: "bombardeo" publicitario de un producto no tan saludable

La OCU denuncia la composición poco equilibrada y la publicidad demasiado agresiva de un producto típicamente infantil: los cereales de desayuno. Y además se hace eco de una campaña internacional, alentada por la OMS, para acabar con esos abusos que fomentan malos hábitos alimentarios.

Madrid, 29 de septiembre de 2008. La OCU, junto a otras 220 organizaciones de consumidores que forman parte de Consumers Internacional (CI), se ha sumado a la campaña de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para crear un código de comercialización internacional de alimentos para niños. La recomendación de la OMS es que cada uno de los Gobiernos aplique este código a través de su legislación nacional. Además, la OCU, junto con el resto de países miembros de CI, ha realizado un estudio de uno de los alimentos para niños de mayor difusión mundial: los cereales. Una de las conclusiones más importantes es que los cereales para niños tienen exceso de azúcar. Los resultados íntegros de este estudio se publican en la revista OCU-Compra Maestra del mes de octubre.

La OCU ha analizado 10 productos internacionales (de Kellogg's y Nestle) para hacer la comparación entre países, más 11 productos con mucha presencia en el mercado español (Weetabix, Pascual y 9 marcas blancas o de distribución). La característica principal de todos los productos analizados es el exceso de azúcar. Casi todos sobrepasan con creces el límite aceptable. Otro punto negativo es que la presencia de fibra es escasa. Es una lástima que la mayoría de los cereales se elaboren con harinas refinadas. Sin embargo, los niveles de sal y grasa no son excesivos, salvo algún producto en concreto.

La OCU también ha observado la información nutricional que facilitan las diferentes marcas. El listado de ingredientes es correcto, sin embargo sólo en la mitad de los productos se informa del contenido de grasa, azúcar y sal por ración. Muchos menos facilitan información sobre el contenido de proteínas y fibra, por ración infantil. Lamentablemente sólo una marca da consejos de vida saludable.

Las marcas de cereales utilizan regalos y juegos para hacerlos más atractivos. Los personajes de dibujos animados son una referencia constante en los envases de todos los productos analizados. En 16 de ellos se incluía algún tipo de regalo. Además de este gancho, la publicidad es otro recurso muy utilizado. La OCU ha contabilizado 168 anuncios de cereales para niños en una semana, en las 6 principales cadenas de ámbito nacional. La hora más cargada de anuncios de cereales para niños es entre las 9 y 10 de la mañana. Los fines de semana es cuando más anuncios de este tipo se emiten, 39 el sábado y 36 el domingo: un auténtico ensañamiento.

La OCU considera que es fundamental inculcar buenos hábitos en la infancia, responsabilidad ésta de las familias, escuelas, instituciones y fabricantes y publicistas. Todos ellos tienen el reto de conseguir que los niños lleven un estilo de vida saludable, con una alimentación equilibrada y la práctica de ejercicio físico. La OCU ha dado traslado de los resultados del análisis a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) y al Instituto Nacional de Consumo (INC).

Además, la OCU se une a la petición de la OMS para que España aplique el código de Consumers International de comercialización internacional de alimentos para niños, cuyos objetivos son:

  • Prohibir la emisión de anuncios de alimentos poco saludables entre las 6 de la mañana y las 21 horas en radio y televisión.
  • No promocionar alimentos poco saludables utilizando los nuevos medios de comunicación.
  • No promocionar alimentos poco saludables en las escuelas.
  • No incluir regalos, juguetes o artículos coleccionables que inciten a los niños a comer alimentos no saludables.
  • No permitir el uso de personajes famosos, dibujos animados, concursos o regalos en la comercialización de alimentos poco saludables.

Más información sobre la campaña en www.ocu.org. Las personas interesadas podrán adherirse a la campaña de junkfoodgeneration.org

Para más información Eva Jiménez Tfno.: 91 722 60 61 (sólo para los medios de comunicación) - ejimenez@ocu.org



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

sábado, 25 de octubre de 2008

Consumen mexicanos 160 litros de refresco al año / México en el segundo lugar mundial en obesidad

Consumen mexicanos 160 litros de refresco al año
La directora de Area de Nutrición del Centro de Orientación Alimentaria, señaló que lo anterior, aunado a los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo, colocan a México en el segundo lugar mundial en obesidad



Notimex

Monterrey Sábado 25 de octubre de 2008

El consumo de refrescos por año en México asciende en promedio a 160 litros por persona, equivalentes a la acumulación de casi nueve kilogramos de sobrepeso, reveló la especialista en orientación alimentaria, Julieta Ponce Sánchez.

La directora de Area de Nutrición del Centro de Orientación Alimentaria, señaló que lo anterior, aunado a los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo, colocan a México en el segundo lugar mundial en obesidad.

"México es uno de los primeros consumidores de refresco, 160 litros de refresco por persona, que representan más de 64 mil calorías y si lo transformamos en grasa van a ser cerca de nueve kilogramos más de grasa al año", expuso.

Esto es "un consumo exagerado de bebidas azucaradas", por lo que instó a tomar medidas dietéticas, "sin olvidar que la única y la más importante meta que tenemos con el niño con sobrepeso y obesidad, es privilegiar el crecimiento".

En segundo término, explicó, es necesario controlar los indicadores bioquímicos relacionados con muestras de sangre, glucosa, colesterol, triglicéridos, insulina o lo que el médico indique.

"Hay que medir los azúcares, evitar refrescos y jugos, controlar el tamaño de la fruta, conocer el plato del bien comer, integrar más colores en los platos de los niños, a través de verduras y frutas, México tiene 360 variedades y se consumen sólo el ocho por ciento, no es posible eso", expresó.

El ejercicio debe ser parte de este esquema de combate al sobrepeso y la obesidad, remarcó la nutrióloga que diseña y dirige programas de educación en temas relacionados a la nutrición, diabetes, sobrepeso y obesidad, el mercado de los alimentos y las tendencias en preferencias saludables del consumidor.

Ponce Sánchez recordó que México tiene un 24.4 por ciento de su población con problemas de obesidad, tan sólo abajo de Estados Unidos, cuyo porcentaje es de 30.9.

"El sobrepeso y la obesidad no es una enfermedad que se cura, esa es la mala noticia, es una enfermedad crónico degenerativa incurable", enfatizó.

"Lo que sí podemos hacer es la modificación de conductas que no nos van a llevar un mes, ni dos, nos pueden llevar muchos años, pero los equipos multidisciplinarios los estamos desperdiciando, necesitamos medir fuerzas con las opciones de la industria alimentaria", indicó.

Por su parte, el profesor en Nutrición en la Facultad de Medicina de la Universidad de Monterrey, Diego Benavides Hernández, señaló que los costos médicos para la atención de un paciente obeso de 30 años de edad equivalen a los de un no obeso de 50 años.

Alertó sobre la caída en el porcentaje de infantes que practican actividades físicas durante los últimos años, principalmente en las ciudades, donde se invierte menos tiempo en labores al aire libre.

Precisó que un 50 por ciento de los niños obesos hasta los seis años siguen con esa condición en la edad adulta, mientras que en el segmento entre 10 y 14 el porcentaje es de 80.



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

miércoles, 22 de octubre de 2008

La dieta occidental, ataque al corazón

Estudio muestra que por su alta concentración de sal y grasas tiende a generar más infartos

La dieta occidental, ataque al corazón

En comparación, un mayor consumo de frutas y verduras reduce el peligro. Para los habitantes de Latinoamérica hay otros factores que se suman a ese riesgo.
 
Las tortas cubanas son parte del trinomio de la vitamina T (que incluye tacos y tamales), pero no son sanas. Foto: Rodolfo Angulo/Cuartoscuro


La dieta típica de los países occidentales, incluyendo a México, comprende un alto consumo de frituras, botanas saladas, huevos y carne. Es muy sabrosa, pero también es la que se traduce en más riesgo de padecer un ataque al corazón.

Una investigación que publica la revista Circulation, de la Asociación Estadunidense del Corazón, analizó la dieta de casi 16 mil personas en 52 países, entre ellos Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Guatemala y México.

"La enfermedad del corazón se ha convertido ya en la principal causa de muerte en muchos países de occidente", dijo Fernando Lanas, quien dirigió el estudio en Latinoamérica. "Y esta amenaza en América Latina podría reducirse drásticamente si cambias los estilos de vida".

Los investigadores participantes dividieron los esquemas de alimentación en tres patrones. Llamaron occidental al que favorece el consumo de comidas fritas en aceite, alimentos con alto contenido de sal, huevos y carne de res. Llamaron prudente al que tiene un elevado consumo de frutas y vegetales.

Para este estudio usaron un patrón al que llamaron oriental y que se caracteriza por un alto consumo de tofu, soya y otras salsas.

Al margen del tipo de población y del lugar donde se consume, escribieron los científicos de la Universidad de McMaster, en Canadá, la dieta occidental aumenta 35 por ciento el riesgo de padecer ataques cardiacos comparada con una dieta sin carnes y baja en aceites.

La dieta "prudente" logró reducir hasta 30 por ciento el riesgo de un ataque cardiaco, comparada con una dieta baja en frutas y verduras.

En cuanto a la oriental, parece no tener impacto en el riesgo de ataques cardiacos, indicó el estudio. Y es que si bien los científicos creen que dicho patrón tiene componentes protectores, como el pescado, su beneficio es neutralizado por elementos nocivos, como el exceso de sal en las salsas a base de soya.

"El objetivo de esta investigación fue entender los factores de riesgo modificables de ataques cardiacos a escala global", dijo Salim Yusuf, uno de los autores del estudio. "Los resultados indican que la misma relación que se observa entre alimentos y enfermedad del corazón en los países de Occidente, se observa también en otras regiones del mundo".

Los científicos diseñaron un cuestionario de riesgos de alimentación basados en 19 grupos de alimentos que adaptaron a las preferencias alimenticias de cada país. Pidieron a 5 mil 561 pacientes que habían sufrido infartos y a 10 mil 646 personas sin enfermedad del corazón conocida que respondieran.

Ya era sabido que la típica dieta occidental causa enfermedad del corazón, que las concentraciones altas de sal en los alimentos aumentan la presión arterial y que el tipo incorrecto de grasas puede bloquear los vasos sanguíneos.

Los cuestionarios confirmaron que las personas que consumían una dieta occidental tenían 35 por ciento más riesgo de sufrir infarto al miocardio que aquellas que comían pocos o ningún alimento frito y carne.

Según los autores, los resultados significan que 30 por ciento del riesgo de sufrir un ataque cardiaco en una población está relacionado con la dieta.

Para la población latinoamericana, las noticias son todavía peores. Para los habitantes de la región, los científicos identificaron otros seis factores que duplican el riesgo de enfermedad del corazón: estrés persistente, hipertensión, diabetes, tabaquismo, alto nivel de grasa abdominal y alto nivel de grasas en la sangre, en forma de colesterol.

El doctor Lanas explicó que conforme a los datos del estudio, estos seis factores de riesgo son similares entre los varios países de América Latina.

Pero comparados con países de otras regiones del mundo, la grasa abdominal resulta ser un factor de riesgo más importante en América Latina que en otras regiones estudiadas.

Además, mientras en otras regiones el consumo de vino se considera un elemento protector del corazón, en América Latina no ocurre así.

"Gran parte del riesgo de infarto en América Latina puede explicarse por el uso de tabaco, grasas anormales en la sangre, grasa abdominal e hipertensión", dijo el doctor Lanas.

"Pero ya que estos factores son modificables, este estudio nos ofrece una base científica para desarrollar estrategias prácticas que pueden ser similares en todos los países de la región", subrayó.

La Sociedad Estadunidense del Corazón recomienda un patrón alimenticio basado en la dieta prudente que se describe en este estudio, es decir con un alto consumo de frutas y vegetales.

Conclusiones
Quienes consumían la dieta prudente tenían un riesgo de ataque cardiaco 30 por ciento menor comparado con personas que comían pocas o ningunas frutas y verduras.

Quienes consumían la dieta occidental tenían 35 por ciento más riesgo de tener un ataque al corazón que las personas que consumían poca o ninguna comida frita y carne.

El patrón oriental no guardaba relación con riesgo de infarto al corazón. Esta dieta tiene algunos componentes protectores, pero sus beneficios son neutralizados por el exceso de sal que favorece el riesgo cardiovascular.
--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

martes, 21 de octubre de 2008

La comida basura provoca un tercio de los infartos, dice estudio

La comida basura provoca un tercio de los infartos, dice estudio

WASHINGTON (Reuters) - Un grupo de investigadores informó que las dietas basadas en patatas fritas, "snacks" salados y carne generan alrededor del 35 por ciento de los ataques cardíacos a nivel global.

Un estudio en 52 países demostró que las personas que consumían una dieta "occidental" basada en carne, huevo y comida basura eran más propensas a sufrir ataques cardíacos, mientras que quienes comían más frutas y vegetales tenían menos riesgo.

El estudio respalda hallazgos previos que mostraron que la comida basura y las grasas animales pueden generar enfermedad cardíaca, especialmente infartos.

El equipo del doctor Salim Yusuf, de la McMaster University en Ontario, Canadá, consultó a más de 16.000 pacientes, 5.700 de los cuales acababan de padecer su primer ataque al corazón.

Los expertos tomaron muestras de sangre e hicieron completar un formulario a cada paciente referido a sus hábitos alimenticios entre febrero de 1999 y marzo del 2003.

El equipo dividió a los voluntarios en tres grupos.

"El primer grupo fue etiquetado como 'oriental' por su consumo elevado de soja", escribieron los autores en su artículo publicado en la revista Circulation.

"El segundo grupo fue denominado 'occidental' por su elevada ingesta de alimentos fritos, snacks salados y carne. La tercera cohorte se etiquetó como 'prudente' por su elevado consumo de frutas y vegetales", añadió el equipo.

Las personas que comían más frutas y vegetales tenían un 30 por ciento menos de riesgo de ataque cardíaco comparado con aquellas que consumían poco o nada de esos alimentos, revelaron los investigadores.

Quienes seguían la dieta occidental corrían un 35 por ciento más de riesgo de padecer ataque al corazón comparado con las personas que consumían pocos o ningún alimento frito y carne. Los participantes con la dieta oriental tenían un riesgo medio de sufrir infartos, comparados con los demás.

El resultado es importante porque no estaba claro si eran los alimentos en sí o algo más lo que generaba el riesgo cardíaco.

La dieta basada en la soja podría ser neutral en lugar de protectora por su elevado nivel de sodio, añadieron los autores. El consumo alto de sodio puede incrementar la presión arterial y el peligro de infarto y accidente cererbrovascular.

--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

Contribuye comida chatarra en recreo a obesidad infantil

Contribuye comida chatarra en recreo a obesidad infantil
Aseguran los especialistas que los productos chatarra que los niños consumen en las cooperativas de las escuelas del DF es un factor para que México sea el segundo lugar a nivel mundial con más niños obesos



Isabel Abad Trejo
El Universal
Martes 21 de octubre de 2008
La falta de lugares recreativos, así como los productos "chatarras" que compran los niños en las cooperativas de las escuelas del Distrito Federal ha provocado que la niñez mexicana ocupe el segundo lugar a nivel internacional en obesidad, aseguraron especialistas.

Lo anterior es el resultado de que los niños en edad escolar consuman en la hora del recreo productos "poco nutritivos" como gorditas, memelas, quesadillas y chocolates.

Durante el foro sobre "Alimentos y Obesidad en las escuelas del Distrito Federal", el secretario de Educación Pública del DF, Axel Didriksson afirmó que "el ambiente escolar ha dejado de ser un espacio de pluralidad, discusión y aprendizaje para convertirse en una fábrica de obesos iletrados".

Entre los problemas que ocasiona la mala alimentación sobresalen "la presencia de violencia en las sociedades; una población que está mal alimentada es propensa a presentar actos violentos. Si queremos acabar con esta problemática tenemos que atender de forma urgente el tema de alimentación", afirmó.

Asimismo, ratificó que para poder acabar con la violencia que se vive en las escuelas del Distrito Federal primero se tiene que combatir la mala alimentación del alumnado.

El funcionario adelantó que para combatir esta situación en los próximos días comenzará una campaña de alimentación, la cual estará enfocada en la educación física, el deporte, "con estas acciones pretendemos educar a los infantes en materia alimenticia".

"Esta estrategia", mencionó, "estará dirigida a las mujeres, ya que son ellas las que tienen una fuerte influencia en la sociedad, son ellas por lo general las responsables de la alimentación familiar".

La campaña, precisó elsSecretario de Educación Pública local tiene el objetivo de reducir el consumo de alimentos "chatarra" entre la población escolar que asiste a las primarias del Distrito Federal.



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

domingo, 5 de octubre de 2008

Una dieta equilibrada ayudaría a combatir el cambio climático

Una dieta equilibrada ayudaría a combatir el cambio climático

  1. • Dos estudios revelan quecomermenoscarne y lácteos reduciría las emisiones de CO2
  2. • España es el país donde más sube el consumo de grasas
Si desea ver el gráfico en PDF haga click en la imagen.
Si desea ver el gráfico en PDF haga click en la imagen.
OCTAVI PLANELLS
BARCELONA
Comer menos y mejor para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Así lo aconseja un estudio de EEUU de la edición del pasado mes de julio de la revista Human ecology y un informe británico que la Red de Investigación sobre Alimentos y Clima presentó el martes. Ambos analizan el gasto energético del sistema alimentario de sus respectivos países y coinciden en que disminuir la ingesta de carne, lácteos y productos procesados y optar por una dieta más mediterránea ayudaría a combatir el calentamiento global.
Otro informe de julio, esta vez de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), alerta del deplorable estado en que se encuentra este tipo de dieta. Así, las recomendaciones también pueden ser válidas en España.
Josef Schmidhuber, autor del informe de la FAO, declaró que la dieta mediterránea "se encuentra en un estado moribundo" tras un declive de cuatro décadas. Schmidhuber aportó datos que revelan que los españoles han pasado de ingerir unas 2.673 kilocalorías diarias en los años 60, valor cercano a lo recomendado por las autoridades sanitarias, a las 3.405 de la década en curso. Esta cifra roza el promedio diario del Reino Unido --3.444 kilocalorías-- y se aproxima al estadounidense --3.747--. Además, la dieta española actual contiene más grasas, colesterol, sal y menos hidratos de carbono, es decir, tiende a parecerse a la de los países anglosajones. Eso sí, en la actualidad los españoles se han acostumbrado a comer más fruta y verdura.
Tara Garnett, autora del estudio británico, estima que las emisiones de dióxido de carbono atribuidas a la producción de alimentos en Reino Unido, desde los cultivos hasta el consumo, representan casi el 20% de las emisiones totales de ese país. La experta argumenta que con una serie de mejoras en los distintos eslabones de la cadena alimentaria, con especial énfasis en los patrones de consumo, la reducción de emisiones podría llegar a ser del 67%.

ENERGÍA FÓSIL
Las conclusiones a las que llega el investigador David Pimentel, responsable del trabajo estadounidense, son parecidas a las de su colega británica. El autor asegura que "la cantidad de energía fósil utilizada por el sistema alimentario de EEUU se podría reducir un 50% con cambios en la producción la agricultura y la ganadería, el procesado, el transporte y el consumo".
Los alimentos más costosos en términos de energía son las carnes y los productos lácteos. El despilfarro se agrava además con el creciente consumo de comida manufacturada, cuyo procesado, empaquetado y transporte multiplican todavía más las emisiones de dióxido de carbono. Según el estudio de Pimentel, "en EEUU los alimentos procesados constituyen entre el 82% y el 92% de las ventas de comida".
Reducir la demanda de este tipo de productos --muchos considerados comida basura-- e incrementar la proporción de alimentos básicos como el arroz, las frutas y las verduras, a ser posible de procedencia no demasiado lejana, supondría un ahorro muy significativo de energía.
España podría estar orgullosa de poseer un sistema alimentario que emite menos gases de efecto invernadero gracias a gozar de la dieta mediterránea, rica en productos básicos y frescos, y pobre en grasas, proteínas animales y productos manufacturados.
Pero la realidad no es esta. Los resultados del informe de Josef Schmidhuber muestran como el contenido calórico diario de las dietas de los estados mediterráneos de la Unión Europea (UE) ha incrementado un 30%, cuando hace 45 años, eran las más ligeras del continente.

DIETA MEDITERRÁNEA
Schmidhuber declaró que en la actualidad "tres cuartas partes de los griegos tienen sobrepeso o son obesos". Luego añadió que lo mismo sucede con la mitad de los italianos, los españoles y los portugueses. Además, España es el país europeo con el mayor aumento de la proporción de grasas en la dieta: del 25% en la década de los 60 al 40% actual. El experto de la FAO atribuyó tales cambios a la evolución de los hábitos alimenticios, causados por factores como el aumento de las rentas, el desarrollo de los supermercados, el actual ritmo de vida y el sedentarismo.
Los tres trabajos ponen en evidencia la importancia de recuperar la dieta mediterránea. Visto el panorama en España, el cuerpo lo agradecerá. Y la Tierra también.

--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

Piden retirar comida chatarra de escuelas

Piden retirar comida chatarra de escuelas

José Antonio Román

Ampliar la imagen Botargas vegetales de organizaciones que protestaron frente a la SEP, en el Centro Histórico Botargas vegetales de organizaciones que protestaron frente a la SEP, en el Centro Histórico Foto: Ap

Con la exigencia de que los alimentos chatarra se retiren de las escuelas, como medida urgente y básica para enfrentar el deterioro de los hábitos alimentarios de los escolares, diversas organizaciones civiles encabezadas por El Poder del Consumidor se manifestaron frente a las instalaciones de la Secretaría de Educación Pública (SEP), y responsabilizaron a la titular de la dependencia, Josefina Vázquez Mota, de ser uno de los principales obstáculos para que lo anterior se lleve a cabo.

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, dijo que diversos estudios realizados por entidades públicas concluyen que en México las escuelas se han convertido en fábricas de obesos, y destacó que una causa principal es la venta de comida chatarra, es decir, alimentos y bebidas no recomendables para niños y jóvenes.

Con botargas de personajes creados por esa organización, como sana zanahoria y sana manzana, se manifestaron frente a la sede de la SEP, en el Centro Histórico, donde criticaron "la complicidad" de las autoridades educativas del país con empresas refresqueras o de comida chatarra, a las cuales, con el argumento de "mejoras en los planteles educativos" se les permite permanecer en ellas con productos de muy mala calidad alimenticia.

El director de El Poder del Consumidor, incluso dijo que su organización ya había advertido en septiembre de 2007 que la titular de la SEP "estaba haciendo el juego" a Pepsico y Coca-Cola, y fortaleciendo el posicionamiento de estas empresas en las escuelas, al acoger sus campañas Vive saludable escuelas y Movimiento bienestar, respectivamente, las cuales fueron presentadas engañosamente como programas de promoción de la actividad física y los buenos hábitos alimentarios.

Publicidad autorregulada

Por otro lado, la industria de los alimentos y bebidas firmó un código de autorregulación publicitaria dirigida al público infantil, denominado Código Pabi, que –según los empresarios– pretende contribuir en el combate al sobrepeso y la obesidad, que afectan particularmente a ese sector de la población, aunque no plantea una reducción en la frecuencia de anuncios de dichos productos, sino únicamente la eliminación de mensajes engañosos.

Dicho código tampoco implica sanciones económicas para las empresas que continúen con atribución de bondades inexistentes en la promoción de los productos de consumo, como sí sucede en España, país que se tomó como modelo y donde se fijan sanciones de hasta 180 mil euros, y que cuenta con órganos de representación que examinan los anuncios antes de ser transmitidos en los medios de comunicación.

Durante la firma del acuerdo, que entrará en vigor el primero de enero del próximo año, el secretario de Salud, José Ángel Córdoba Villalobos, recordó que México ocupa el segundo lugar mundial en sobrepeso y obesidad, e indicó que, en promedio, los niños ven 12.5 horas de televisión a la semana, que se traducen en 61 anuncios publicitarios por día y unos 22 mil al año.

De éstos, cerca de 42 por ciento promueven alimentos, 39 por ciento golosinas, 12 por ciento frituras, 9 por ciento bebidas azucaradas, 8 por ciento galletas y 7 por ciento pastelillos. El funcionario subrayó que entre estos productos aparecen leyendas instantáneas con mensajes "que nos dicen: aliméntate bien, come frutas y verduras". En contraste, expresó, los anuncios relativos a agua, frutas y verduras se transmiten raramente.

Agregó que 40 por ciento de productos dirigidos al público infantil fomentan el consumo de alimentos que propician la obesidad, al consumirse en exceso. Más de la mitad de ellos, apuntó, no serían recomendables como parte de una dieta saludable, por ejemplo, para controlar el peso.

El funcionario federal señaló que aunque no es posible vincular directamente la promoción de alimentos con la creciente tasa de obesidad en México, sí se cuenta con evidencia científica que sugiere que es un factor influyente muy importante.

Finalmente, dijo que la obesidad infantil es uno de los principales problemas que enfrentará México durante el siglo XXI, lo que podría llevar a una disminución en la esperanza de vida.

Con información de Erika Duarte



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

Piden regulación de empresas que venden comida chatarra

Piden regulación de empresas que venden comida chatarra
Ante el creciente número de niños obesos, El Poder del Consumidor, dijo que dichas compañías ponderan resaltan falsas propiedades nutrimentales



Claudia Bolaños
El Universal
Ciudad de México Sábado 20 de septiembre de 2008
 

La asociación civil El Poder del Consumidor pidió que una regulación gubernamental a las empresas que venden comida procesada, denominada "chatarra", ante el creciente número de niños obesos; dichas compañías usan, en muchos casos, publicidad engañosa, consideró Alejandro Calvillo, presidente de dicha asociación.

Varias de estas empresas ponderan los regalos que traen sus productos, y resaltan falsas propiedades nutrimentales.

Dicha asociación civil ha conseguido que una marca de cereal modificara su publicidad pues era falsa al indicar a los niños que al comerlo serian tan fuertes como un felino, cuando en realidad su consumo era similar al de sólo un bolillo con azúcar.

Dichas compañías crearon un código de autorregulación para dar prioridad al bienestar de los niños mexicanos, pero esas mismas medidas ya lo hicen en los Estados Unidos desde fines de los setenta, pero sin éxito.

"El resultado en ese país ha sido un rotundo fracaso  partiendo del hecho de que las mismas empresas que lo acordaron lo han violado de manera sistemática sus acuerdos".

Calvillo resaltó que México es el país donde hay más niños con sobrepeso y sin embargo, no se pone un alto a las empresas que aprovechan la vulnerabilidad de los niños a ser engañados por la publicidad, y se aprovechan de su ingenio y fantasía,  y de la falta de capacidad para entender el propósito de la publicidad.

Por ejemplo, en ejercicios realizados con niños menores de tres años, sólo han aceptado comer zanahorias si éstas se las dan dentro de "cajitas felices".

Ayer  el Consejo de Autorregulación y Ética Publicitaria, CONAR A.C., integrada por las principales empresas productoras de alimentos procesados, presentaron un un código de autorregulación.

Parte de ese código indica que la publicidad de productos alimenticios no debe afectar o ir en contra de modos de vida saludables.

Teniendo en cuenta la dificultad que tienen los niños para distinguir el producto del premio, la publicidad debe centrar la atención del niño en el producto y dejar claramente en segundo plano el mensaje del premio; la publicidad no debería estimular las expectativas no razonables de los niños acerca de las cualidades de los productos.



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

Entre el foie-gras y la hamburguesa

Entre el foie-gras y la hamburguesa
Gerardo Lissardy
Gerardo Lissardy
París, Francia

Queso e higos
¿Podrán los franceses mantener una dieta equilibrada pese a la recesión?
En Francia la comida ha sido elevada a un estatus casi sagrado, pero ahora muchos se preguntan si, en medio de la recesión económica, es posible mantener la dieta equilibrada y deliciosa que define la identidad del país.

La duda se planteó con más claridad que nunca esta semana a propósito de un informe parlamentario que recomendó aumentar los impuestos sobre la "comida chatarra", como parte de una amplia batalla contra la obesidad.

Los franceses, orgullosos de platos como el foie-gras o el coq-au-vin, solían mirar con desagrado el apetito de otros por las hamburguesas y las papas fritas, y el consejo parlamentario parecía destinado a caer en buen terreno.

Sin embargo, el rechazo de tres ministros de gobierno a la idea, con el argumento de que el contexto económico la vuelve inviable, sugiere que algunas cosas están cambiando en Francia, también en la mesa.

Amenaza

Mujer obesa
Uno de cada dos adultos en Francia tiene sobrepeso y uno de cada seis es obeso.
El informe legislativo confirmó que la gordura se ha vuelto una amenaza para la sociedad francesa: una de cada dos personas adultas tiene sobrepeso y una de cada seis es obesa.

En cierta forma, esto contrasta con la imagen que el mundo tiene de Francia como un país de gente flaca, plasmada en el libro "Why French women don't get fat" (Por qué las mujeres francesas no engordan) que se editó en Europa y América.

Su autora, Mireille Guiliano, sostiene que el secreto de la "paradoja francesa" es saber disfrutar de los alimentos, sin excesos y conscientes de lo que se come, su variedad y equilibrio.

Sin embargo, esa receta no funciona para todos los franceses.

Tenemos un consumo alimenticio, en términos de calorías, muy superior al que deberíamos
Anne-Sophie Joly, CNAO
"Es cierto que en Francia tenemos la comida tradicional de cada región y que la cultura culinaria es muy rica", dijo Anne-Sophie Joly, que encabeza un colectivo nacional de organizaciones contra la obesidad denominado CNAO.

"Pero también es cierto que tenemos un consumo alimenticio, en términos de calorías, muy superior al que deberíamos", agregó Joly en diálogo con BBC Mundo.

Más grasa, más caro

Vegetales
Una de las propuestas sugería bajar los impuestos de las frutas y legumbres.
Desde hace algunos años se han escuchado diferentes alertas en Francia sobre la obesidad, un problema que cuesta más de US$13 mil millones anuales a la seguridad social.

Esta semana, un grupo parlamentario creado para prevenir la obesidad en Francia emitió un reporte con 80 propuestas concretas para enfrentar el problema.

Los consejos son diversos, desde mejorar la calidad de los alimentos que se venden en las cantinas de las escuelas hasta limitar la publicidad de los productos con altas calorías.

El informe también sugiere hacer de la lucha contra la obesidad una gran causa nacional el año próximo.

Pero sin duda la propuesta vedette fue la de aumentar los impuestos a las comidas con exceso de grasas, azúcar o sal, y a cambio bajar los de las frutas y legumbres.

Dieta de pobres

La ministra francesa de Salud, Roselyne Bachelot, descartó la propuesta el mismo martes en que fue presentada.

Estamos atravesando un período de dificultades económicas y gravar ciertos productos equivaldría a gravar a los más vulnerables
Roselyne Bachelot, ministra de Salud
"Es una idea interesante, pero estamos atravesando un período de dificultades económicas y gravar ciertos productos equivaldría a gravar a los más vulnerables", comentó.

Argumentos parecidos plantearon los ministros de Presupuesto, Eric Woerth, y de Trabajo, Xabier Bertrand, quien dudó de que los cambios impositivos generen necesariamente "cambios de comportamientos".

Francia entró oficialmente en recesión tras registrar dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo, admitió el viernes el gobierno.

Hamburguesa, refresco y papas fritas
Un 2% de la población come diariamente en McDonald's.
Datos publicados en 2006 señalan que cerca de 1.200.000 franceses (2% de la población) comen diariamente en McDonald's, que tiene en el país de la nouvelle cuisine uno de sus mayores negocios de Europa.

El tiempo promedio de almuerzo de los franceses apenas supera la media hora, mientras un cuarto de siglo atrás era más del doble.

"Mucho por hacer"

Pese a todo esto, en Francia los niveles de obesidad son menores que en Estados Unidos y otros países de Europa.

Recientes estudios presentados en el congreso europeo sobre obesidad sugieren que el problema en los niños tiende a estabilizarse.

El Estado francés es uno de los más activos del continente en la lucha contra la obesidad, con diversas iniciativas recientes, incluida la prohibición de máquinas expendedoras en las escuelas.

"El Estado francés se mueve a diferentes niveles, al nivel médico o para todo público", dijo Joly. "Pero todavía queda mucho por hacer".

--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

Humor organico

Detener el aumento de las enfermedades crónicas

Detener el aumento de las enfermedades crónicas
La epidemia de todos

por Víctor Hugo Durán

Se creía que las patologías crónicas eran "enfermedades de los ricos", pero ya no es así. Los países en desarrollo están padeciendo un aumento repentino de muertes y enfermedades debidas al cáncer, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes.

La buena noticia es que casi todo esto puede evitarse.

VIDEO COMIDA CHATARRA