LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS / COMIDA BASURA: LA PLAGA DE LOS ALIMENTOS PROCESADOS

sábado, 30 de enero de 2010

Los transgénicos usan más tóxicos Impacts of genetically engineered crops on pesticide use: the first thirteen years (La Jornada)

(Nota: a pesar de este y otros informes, el gobierno calderonista, concedió a la corporación Monsanto, 15 permisos para sembrar maíz transgénico en Mexico. Miguel Leopoldo Alvarado)

Silvia Ribeiro*

Los cultivos transgénicos han significado un aumento sin precedentes del uso de agrotóxicos (herbicidas y otros plaguicidas). Un informe del doctor Charles Benbrook publicado a fin de 2009 (Impacts of genetically engineered crops on pesticide use: the first thirteen years, www.organic-center.org) analizando el uso de agrotóxicos en Estados Unidos en soya, maíz y algodón transgénico de 1996 a 2008, muestra que las variedades transgénicas aumentaron el uso de agrotóxicos en más de 144 millones de kilogramos en esos 13 años. Estados Unidos es el mayor y más antiguo productor de transgénicos, por lo que los datos son significativos a nivel global.

Es grave porque los agrotóxicos son un importante factor de daños ambientales (al agua, suelos, flora y fauna) y a la salud humana. Muchos son disruptores endócrinos (producen desequilibrio hormonal con disminución de la fertilidad o infertilidad) y/o afectan el sistema nervioso e inmunológico, entre otros problemas. Se ha comprobado que los alimentos elaborados con transgénicos, contienen residuos de agrotóxicos hasta 200 veces más altos que los elaborados con cultivos que no lo son, debido a la gran cantidad de agrotóxicos que se les aplica en la siembra.

La gran mayoría del aumento que registra este nuevo informe se debe a los transgénicos tolerantes a herbicidas, principalmente al glifosato, que en estos 13 años ha pasado a ser el veneno más ampliamente usado en la historia de la agricultura. El aumento ha sido progresivo, acumulándose a través de los años. En los años 2007 y 2008 se registró 46 por ciento del aumento total.

El motivo principal es el surgimiento de hierbas invasoras que se han hecho resistentes a los herbicidas. Al igual que con los antibióticos, el uso continuado promueve cada vez mayor inmunidad en los organismos que se quiere combatir. El glifosato ya ha provocado resistencia en un mínimo de nueve diferentes hierbas invasoras, de las cuales el mayor problema en grandes áreas al sur de Estados Unidos es el surgimiento de amaranto resistente a agrotóxicos. Debería ser un alerta para México, donde el amaranto, junto al maíz, es parte de la dieta usual y existe en todo el país.

Para enfrentar la resistencia de invasoras, los agricultores emplean dosis mucho mayores de glifosato y tóxicos que habían sido descartados por su alta peligrosidad (prohibidos en algunos países) como atrazina, paraquat y 2,4-D. Éste último es componente del Agente Naranja, arma química usada por Estados Unidos en la guerra de Vietnam, desarrollado justamente por Monsanto, la mayor empresa de agrotransgénicos.

El glifosato, que las empresas describían como inocuo –aunque nunca fue verdad y Monsanto fue multado por publicidad engañosa debido a esta afirmación– era considerado menos tóxico que otros herbicidas. Sin embargo, esta comparación se hacía con una cantidad igual del componente activo de diferentes químicos usada en un área similar. Actualmente, gracias a los transgénicos, la concentración del glifosato ha aumentado exponencialmente y el informe reporta que en ciertos casos se usan cantidades 100 veces mayores que de otros herbicidas por unidad de área, por lo cual finalmente tiene un impacto mucho mayor que incluso herbicidas clasificados como más peligrosos. Por otra parte, frente a la falla de efectividad, las empresas aumentan el porcentaje de componente activo en las fórmulas y le agregan surfactantes y otras sustancias para coadyuvar la acción del glifosato, lo cual aumenta y agrega impactos.

Andrés Carrasco, embriólogo de la Universidad de Buenos Aires, publicó en 2009 estudios en Argentina (segundo productor mundial de transgénicos) constatando graves afectaciones en anfibios y en salud humana por causa del glifosato, contrariamente a la creencia de relativa inocuidad del componente. Al igual que a otros científicos que han denunciado los verdaderos efectos de los transgénicos, Carrasco sufrió una vergonzosa persecución de parte de autoridades oficiales y académicas (respaldadas por Monsanto), que fue internacionalmente repudiada. (Ver Darío Aranda, Lo que sucede en Argentina es casi un experimento masivo, Página 12, 3/5/09)

Las empresas enfrentan el problema de las resistencia en malezas con más de lo mismo: creando transgénicos que tienen más cantidad de genes ajenos, para resistir aplicaciones simultáneas de varios agrotóxicos y con varias cepas de la toxina Bt para hacerlos insecticidas. El apilamiento de genes es muy lucrativo para las empresas –las semillas cuestan hasta el triple que las convencionales–, pero multiplican los riesgos de contaminación del ambiente, del flujo genético a otros cultivos y los riesgos del consumo, tanto por la presencia de nuevos elementos, como por la sinergia negativa que se crea entre ellos. Uno de los peores ejemplos de este tipo es el maíz SmartStax de Monsanto, con ocho rasgos transgénicos apilados, que aunque fue llevado a juicio en Canadá por no haber sido evaluados sus impactos en la salud, fue irresponsablemente aprobado recientemente por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), para su consumo en México.

Son varios los informes de probada solidez publicados en 2009, que derrumban los mitos sobre los transgénicos que nos quieren vender las empresas. Éste muestra que los transgénicos usan más venenos y contaminan más. Otros, que producen menos (Failure to Yield, UCS, 2009) o tienen daños y riesgos serios a la salud (Asociación Americana de Medicina Ambiental, mayo 2009). Hay que terminar de raíz con este experimento masivo donde nos envenenan a todos para favorecer el lucro de unas cuantas trasnacionales.

*Investigadora del Grupo ETC

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente

Mexico ocupa ya el primer lugar mundial en obesidad, gracias a las empresas de alimentos chatarra, que engordan a los niños, y enflacan las arcas nacionales


México SA

Empresas engordan su cartera a costa del erario

Investigación y desarrollo tecnológico para beneficio privado

Carlos Fernández-Vega

Las empresas de alimentos chatarra que operan en el país, trasnacionales la mayoría de ellas, no sólo tienen la virtud de fomentar la obesidad nacional (en especial la engorda discrecional de los niños mexicanos) y bombardear a la teleaudiencia con su propaganda a través de los medios electrónicos, sino que se dan el lujo de enflacar las arcas nacionales, mediante el usufructo de generosos estímulos (léase subsidios) fiscales otorgados por el gobierno federal, para, según dice, promover la inversión en investigación y desarrollo de tecnología (IDT) en esta República que ya ocupa el primer lugar mundial en lo que a obesos se refiere.

En efecto, desde 2001 el siempre generoso gobierno panista (con sus dos caretas, la de Fox y la de Calderón) otorga gruesos estímulos fiscales a la gran empresa privada –nacional y extranjera– que opera en el país, para que, financiada con los impuestos de los mexicanos, invierta y gaste en desarrollo tecnológico, cuyos resultados, beneficios y patentes –ninguno para la República– pasan a engrosar el inventario de activos de los consorcios estimulados.

Así, en nueve años (el presupuesto 2010 en este renglón aún no se conoce) del erario han salido alrededor de 18 mil 500 millones de pesos (que podrían elevarse a 23 mil millones al cierre del presente año) para estimular y financiar el desarrollo tecnológico de dichas empresas (desde automotrices hasta farmacéuticas, pasando por televisoras, telefónicas, químicas y demás), entre las que destacan productoras de alimentos chatarra, como Sabritas, Barcel (subsidiaria del Grupo Bimbo) y el propio monopolio del osito, propiedad de la siempre pía familia Servitje.

En el caso de Sabritas (empresa trasnacional con multimillonarias utilidades), en el último trienio el gobierno panista federal le otorgó estímulos fiscales por un monto no menor a 116 millones de pesos, destinados (versión oficial) a promover el gasto y la inversión en investigación y desarrollo de tecnología. Barcel (del Grupo Bimbo y, de igual forma, con creciente cuan voluminosas ganancias) obtuvo alrededor de 25 millones para el mismo fin, mientras que la panadera del osito arrasó con un tanto similar, todo ello para IDT.

En 2001, al de la lengua larga y las ideas cortas (léase Vicente Fox) se le ocurrió la brillante idea de estimular fiscalmente a las grandes empresas privadas, con el fin de promover la investigación y el desarrollo tecnológico, al tiempo que recortaba recursos públicos a los presupuestos de organismos públicos como el Instituto Mexicano del Petróleo (el brazo tecnológico de Pemex) y a las becas del Conacyt. Felipe Calderón no sólo mantuvo el subsidio, sino que incrementó el monto. Así, en 2009 para tal fin se destinaron 4 mil 500 millones de pesos, 4 mil millones en 2008 y 4 mil 500 millones en 2007. Para ello se autorizó la creación de Comité Interinstitucional, encabezado por Conacyt y con la participación de las Secretarías de Hacienda, Economía y Educación Pública (recuérdese el convenio que Josefina Vázquez Mota firmó con Coca-Cola)

Mientras la Secretaría de Salud advierte sobre el peligroso avance y consecuencias de la obesidad en el país, en Los Pinos se autorizan los generosos subsidios fiscales a las grandes empresas privadas, y de ese jugoso pastel, una apetitosa rebanada se destina a las empresas productoras de alimentos chatarra, en un encontronazo de políticas públicas (por llamarle de alguna maneras) que sólo afecta, por las dos vías, a los mexicanos: gordos por un lado, desfalcados por el otro.

Con el pretexto de la investigación y el desarrollo tecnológico, ¿a qué destina recursos fiscales el gobierno federal? Va algunos ejemplos, de acuerdo con la documentación oficial (Conacyt) respectiva:

Barcel, "estímulo fiscal. Objetivo y alcance: instalación de un sistema de generación de aire para la sección en la que se realiza el escurrimiento de la tostada en el total de las líneas de producción, reduciendo el consumo de aire comprimido, y a su vez reduciendo gastos de generación, mantenimiento y refacciones en los compresores. Resultados y beneficios del proyecto: reducción de gastos en energía eléctrica necesaria para la generación de aire comprimido en las áreas de escurrimiento de tostadas, y una generación menor de aire caliente resultante del enfriamiento del aire comprimido en las unidades compresoras. Estímulo fiscal solicitado 200 mil 637.65 pesos… Nombre del Proyecto: diseño, desarrollo e implementación de una línea para elaborar dulce de leche tipo macarrón. Estímulo fiscal 104 mil 465.13 pesos".

Bimbo (se respeta sintaxis): Objetivo y alcance: desarrollo de un sistema de levantado automático de producto obteniendo directamente de la línea las bolsas con producto para ser colocadas de manera automática dentro de las tinas o charolas proporcionadas a su vez por un otro sistema automático logrando así una reducción significativa de gastos operativos y asegurando mejor calidad. Lograr la automatización total del último proceso de la línea de producción de tal forma que evitemos la manipulación excesiva de producto y mejorando la productividad de la línea y la calidad del producto. Resultados y beneficios del proyecto: el sistema disminuye la manipulación del producto, permite entregar al cliente un producto con mejor imagen y estética, reducción de costo laboral. Aumento en la productividad de la línea por más de 120 mil dólares debido a la reducción de cuadro básico. Estímulo fiscal: un millón 70 mil 316.48 pesos.

Sabritas: "Descripción del proyecto: la plataforma de maíz representa para la empresa una de las más importantes en ventas. El proyecto incluye varias iniciativas de investigación y desarrollo tecnológico Algunas de las iniciativas son: desarrollar una nueva tecnología de saborización y generar y desarrollar nuevas botanas de maíz más saludables e innovadoras. Beneficios: incrementar el portafolio de productos innovadores, incremento en ventas y participación de mercado. Patentes: Se mantienen como secreto industrial. Estimulo Fiscal: 8 millones 763 mil 71 pesos… Proyecto: mejorar la resistencia de la papas fritas; investigación de nuevos sabores y sistemas de saborización; desarrollo de nuevos conceptos en la plataforma de papa; sistema de lavado de materia prima a la entrada de proceso. Resultados y beneficios: ampliar el portafolio de productos; incrementar las ventas de productos de papa y participación de mercado; generación de secretos industriales. Estímulo fiscal: 7 millones 728 mil 191 pesos".

Las rebanadas del pastel

Para eso se utilizan los impuestos en esta República de gordos, mientras los estímulos sólo benefician a las empresas chatarreras y a sus bolsillos, de por sí gruesos. Feliz fin de semana botanero.


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente

Humor organico

Detener el aumento de las enfermedades crónicas

Detener el aumento de las enfermedades crónicas
La epidemia de todos

por Víctor Hugo Durán

Se creía que las patologías crónicas eran "enfermedades de los ricos", pero ya no es así. Los países en desarrollo están padeciendo un aumento repentino de muertes y enfermedades debidas al cáncer, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes.

La buena noticia es que casi todo esto puede evitarse.

VIDEO COMIDA CHATARRA