sábado, 20 de febrero de 2010

La comida basura a debate en "Fast Food Nation"

La comida basura a debate en "Fast Food Nation"
Tomado de onoweb.net
   Sábado, 06 de Febrero de 2010
027_cinematk.jpgDon Henderson, un ejecutivo de una importante cadena de restaurantes de comida rápida, tiene un problema: la carne de las hamburguesas de la empresa está contaminada.

Pero la respuesta será mucho más polémica de lo que él creía. "Fast Food Nation" (2006) está basada en el best seller homónimo de Eric Schlosser, que se adentra en la industria de la comida rápida. Denuncia sin tapujos el sistema de producción de la comida rápida, que contamina todo lo que toca. A nivel social, denuncia el uso de una mano de obra inmigrante en condiciones cercanas a la esclavitud.

Desde el punto de vista sanitario, explica la imposibilidad de procesar tal cantidad de carne en condiciones saludables. Richard Linklater, director de la película, se puso el reto de desarrollar este estudio a través de la ficción, aunque hubiese parecido más lógico el uso del formato documental. El resultado es satisfactorio, ya que la historia no pierde ni un ápice de efectividad y logra, sin duda, modificar hábitos alimenticios.


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente

Aumenta en el país 61% el gasto para atender males del sobrepeso (La Jornada)

Estudio realizado por la Ssa estima que para 2010 la inversión alcanzará $78 mil millones

Ese problema es causante de 90 por ciento de los casos de diabetes mellitus tipo 2

Ángeles Cruz Martínez
 
Periódico La Jornada
Viernes 19 de febrero de 2010, p. 37

En sólo ocho años, en México aumentó 61 por ciento el gasto de la atención médica de padecimientos relacionados con el sobrepeso y la obesidad, y se estima que para 2017 el monto ascenderá a casi 78 mil millones de pesos, es decir, un incremento de 85 por ciento con respecto a lo invertido en 2008, afirma un diagnóstico de la Secretaría de Salud (Ssa) sobre el tema.

Advierte que en la solución de este grave problema de salud pública, que afecta a 70 por ciento de los adultos y 30 por ciento de los niños, inciden varios factores, entre otros el ambiente propicio a la obesidad de las escuelas primarias, donde los alumnos permanecen 4.5 horas al día.

En ese lapso los menores tienen hasta cinco oportunidades de comer; pero además consumen la mitad de las calorías que requieren para todo el día.

Así lo revela un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública, según el cual en los planteles existe una alta disponibilidad de alimentos densamente energéticos; la mayoría de los niños compran ahí lo que va a consumir, en lugar de llevar refrigerio.

En cambio, la actividad física es extremadamente limitada. Se reduce al recreo y la clase de educación física, la cual es una sola vez a la semana durante 39 minutos, en promedio, y de calidad inadecuada. A ello se agrega que en realidad los estudiantes hacen sólo nueve minutos de ejercicio moderado o intenso durante dicha clase.

La investigación también destaca que la materia tiene poco valor curricular y deja de ser obligatoria en el bachillerato, por lo que la mayoría de los jóvenes de 14 a 18 años de edad dejan de practicar deporte durante la jornada escolar.

El diagnóstico oficial que sirvió de base para el Acuerdo por la Salud Alimentaria, presentado el 25 de enero pasado, también señala que el incremento de la obesidad se observó en el país desde 1999, cuando la prevalencia era de 20 por ciento, pero ya era el doble de lo que se había registrado una década atrás.

Los datos oficiales más recientes son de 2006, cuando se realizó la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición. En ese año el gobierno federal dio la voz de alarma, porque 70 por ciento de los adultos ya tenían exceso de peso corporal.

En 2004 México se sumó a la Estrategia Mundial sobre Alimentación Saludable, Actividad Física y Salud para la prevención de enfermedades crónicas, promovida por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ahora, seis años después, las autoridades sanitarias alertan sobre el riesgo que representan el sobrepeso y la obesidad para la salud de las personas y la economía del país.

Señala que este problema de salud es causante de 90 por ciento de los casos de diabetes mellitus tipo 2, enfermedad que representa la principal causa de mortalidad en el país.

Otros padecimientos también relacionados con el sobrepeso y la obesidad son la hipertensión arterial, las afecciones cardiacas, las vasculares cerebrales, así como la osteoartritis y los tumores malignos de mama, esófago, colon, endometrio y riñón, entre otros.

Los costos económicos para el sistema nacional de salud, según el documento, para 2008 ascendían a 42 mil 246 millones de pesos, lo que equivale a 33 por ciento del gasto público federal en servicios de salud a la persona. Se estima que la cifra llegará a 77 mil 919 millones de pesos en 2017.

La Ssa calculó que los costos indirectos por la pérdida de productividad y muerte prematura atribuible al exceso de peso ascendieron en 2008 a 25 mil millones de pesos, casi tres veces más que en el año 2000. El diagnóstico resalta que 45 mil 504 familias resultaron afectadas y probablemente enfrentaron gastos catastróficos y empobrecimiento por esa causa.


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente

Obesidad galopante: cooperativas escolares de todo el país están copadas por multinacionales de alimentos chatarra

Obesidad galopante  (Tomado de Milenio) las cooperativas escolares de todo el país ya están copadas por las multinacionales de los alimentos chatarra
José de la Luz Lozano
2010-02-19•Al Frente

Hace pocos días la Federación anunció una Estrategia Alimentaria para la Prevención de la Obesidad y el Sobrepeso, con acento en los niños, porque nos convertimos en menos de un lustro en el líder mundial de los gorditos, lo cual más que gracioso es de un gran costo económico, social y de salud pública.

Lo grave del problema es que la sociedad busca transferirle a las autoridades esta responsabilidad, cuando son los padres los que en cada hogar somos los que decidimos cómo alimentarlos, con qué lonche enviarlos a clases y cómo lograr los ejercicios físicos propios de su edad.

Los legisladores ya tienen una ley en estudio para impedir la proliferación de alimentos chatarra en las escuelas, cuando las cooperativas escolares de todo el país ya están copadas por las multinacionales de los alimentos chatarra.

El titular de Salud reconoció que en tres años se triplicó la presencia de la obesidad infantil y que esto aumentará la presencia de diabetes a temprana edad a un enorme costo para la salud pública y privada.

Desde la Secretaría de Educación se estima que de las 190 mil escuelas que hay en México, unas 143 mil no tienen instalaciones adecuadas para que los niños hagan los 30 minutos diarios reglamentarios de calistenia, por lo que tenemos otro cuello de botella.

Es claro que en la gran mayoría de los casos la obesidad temprana se presenta por el consumo excesivo de alimentos grasos y carbohidratos, aunado al sedentarismo que propician los juegos electrónicos y la falta de espacios públicos para ejercitarse.

Pero somos los padres, primero en el hogar y luego en las escuelas, los primeros obligados a cuidar de nuestra niñez. En este momento entre 35 y 42 por ciento de los menores de doce años padece el problema.

Las leyes, reglamentos y discursos de empresarios y políticos van a llenar numerosos espacios de la prensa escrita y electrónica, pero de nada sirve frente a la realidad de una población infantil que come frenéticamente porque no les otorgamos tiempo y atención.

Falta una cultura del almuerzo y comida fuertes con una cena ligera, les regateamos el consumo de aguas naturales que les cambiamos por gaseosas; escasean las frutas y verduras en las alacenas domésticas. Los pequeños son zombies de juegos electrónicos, la computadora y la televisión.

La revolución por la salud de las nuevas generaciones debe ser desde los hogares de todos los niveles sociales. No depositemos en la autoridad la responsabilidad primaria de alimentar y educar a nuestros hijos como debe ser.

Ya hemos visto los resultados en materia de seguridad, de educación de cohesión social o de confianza a inversionistas. No caigamos en el discurso de que será desde afuera de donde nos llegue la solución.

En las últimas tres décadas hemos depositado en la inversión extranjera, en el petróleo y en las remesas la salvación económica nacional, y tenemos un desempleo galopante y una más evidente narcoeconomía.

Los diputados dialogarán en las próximas semanas, los empresarios de los alimentos chatarra volverán a prometer sin cumplir, las escuelas seguirán con patios raquíticos, pero nuestros hijos no pueden depender de la apatía de esos actores.

Evitar las enfermedades de los infantes es responsabilidad de cada familia, y seguramente es más barato alimentarlos con productos naturales y sanos que con los vistosos y chatarrizantes que inundan estanquillos, cooperativas y supermercados.

jose.lozano@multimedios.com
--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente

Humor organico

Detener el aumento de las enfermedades crónicas

Detener el aumento de las enfermedades crónicas
La epidemia de todos

por Víctor Hugo Durán

Se creía que las patologías crónicas eran "enfermedades de los ricos", pero ya no es así. Los países en desarrollo están padeciendo un aumento repentino de muertes y enfermedades debidas al cáncer, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes.

La buena noticia es que casi todo esto puede evitarse.

VIDEO COMIDA CHATARRA