LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS / COMIDA BASURA: LA PLAGA DE LOS ALIMENTOS PROCESADOS

sábado, 3 de abril de 2010

Ambientes obesogénicos (vanguardaia)

Ambientes obesogénicos (vanguardaia)

Recientemente el delegado del IMSS en Coahuila reprochó acremente a los derechohabientes diabéticos y obesos porque asegura que en ellos el IMSS ejerce la tercera parte del presupuesto y el Estado continúa en primer lugar nacional en estas enfermedades.

José Luis Dávila Flores, delegado del instituto, dijo que los diabéticos se llevan más de 2 mil millones de pesos en el Estado en su atención, que es la tercera parte del presupuesto que ejerce el IMSS en Coahuila.

"¡Lo que nos cuesta!, sin considerar que dejan de trabajar, que dejan de producir, que su vida activa no va a tener futuro. Se van a quedar ciegos, se van a quedar sin una pata, y luego van a tener un problema de riñón, entonces qué calidad de vida van a tener esas gentes", manifestó.

Dávila Flores calificó como "gravísimo" contar con tantas personas diabéticas y obesas, porque representa atención en médicos, medicamentos e incapacidades. Externó que las regiones Centro, Carbonífera y Norte son las de más altos niveles de diabetes y obesidad, donde Nueva Rosita cuenta con 12 por ciento en obesidad y Monclova con el 11 por ciento. La desesperación del funcionario federal es explicable, porque en verdad el país enfrenta un verdadero problema, ya que México pasa por una profunda transición epidemiológica y nutricional que se constituye en uno de los principales retos de salud pública, los indicadores muestran una tendencia totalmente fuera del control en el aumento del sobrepeso y la obesidad.

En tan sólo siete años el aumento de casos de sobrepeso y obesidad en niños entre 5 y 11 años de edad fue de casi el 40 por ciento. Un estudio de la Asociación Mexicana para la Prevención de la Insuficiencia Cardiaca (Amedic) realizado a 230 niños de escuelas primarias del Distrito Federal detectó que 38.7 por ciento de los niños de tercero y cuarto de primaria padecen obesidad y ya presentan hipertensión arterial.

Los niños presentaron una dieta baja en frutas y verduras y alta en frituras, sopas instantáneas y refrescos, productos que en algunos casos sustituyen la leche. La Amedic indica que la obesidad es uno de los principales factores de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares como ataques al corazón, embolia e insuficiencia cardiaca.

Del conjunto de afecciones provocadas por el sobrepeso y la obesidad, la Secretaría de Salud identifica a la diabetes como uno de los principales retos del sistema mexicano de salud, de manera que pasó de la octava a la primera posición como causa de muerte en un periodo de menos de 20 años y en los últimos cinco años ha seguido creciendo a un ritmo superior al 3 por ciento anual.

De acuerdo al informe de la Comisión Mexicana de Macroeconomía y Salud, presentado en noviembre de 2004, la diabetes afecta a 10 millones de mexicanos y causa una erogación mayor a los 3 mil millones de pesos al año, lo peor es que en la actualidad ya hay casos de niños con diabetes tipo 2 provocada por la mala alimentación, cosa que hace algunos años sólo afectaba a adultos.

Los cambios en los hábitos alimenticios de la población, la disminución de la ingesta de frutas, verduras y frijol, el aumento drástico en el consumo de refrescos, el alza del consumo de comida chatarra, la afectación a comunidades rurales, y los cambios de la dieta tradicional son los factores determinantes.

En México, en promedio se consumen 342 litros de refresco por persona al año, mientras que el consumo de leche ha disminuido drásticamente, la dieta del mexicano ha dejado de ser la tradicional compuesta de frijol, maíz, arroz, avena, leche, frutas y verduras principalmente, para ser sustituida por productos industrializados, es el segundo productor de refrescos a nivel mundial contando con 164 plantas. Esta industria alcanzó en 2004 un volumen de ventas de 15 mil 601 millones litros.

En síntesis, el ambiente obesogénico significa la invasión de comida chatarra en las escuelas, la publicidad engañosa dirigida a niños, la falta de regulación de etiquetados, la falta de aprobación de iniciativas, la invasión de comida chatarra a las comunidades rurales, la alta disponibilidad de alimentos densamente energéticos y bebidas azucaradas dentro y en los alrededores de la escuela, poca disponibilidad de frutas y verduras, ausencia de agua potable, la mayoría de los niños compran los alimentos en la escuela en lugar de llevar almuerzo, el desayuno escolar incluye alimentos densamente energéticos (leche entera azucarada, panes dulces, la ingesta durante el horario escolar puede llegar a la mitad del requerimiento diario (840 a 1259 kcal).

En las décadas anteriores la publicidad se dirigía a los padres, en especial a las madres, posteriormente se considera a los niños como consumidores autónomos y la publicidad dirigida a niños recurre a promover el "antiadultismo", la lección es que los productos están del lado de los niños y no sus padres y maestros. Los niños piden, insisten y presionan a los padres para comprar alimentos porque desean el juguete que viene en ellos, resultado: consumen el producto que trae esos juguetes y que no es bueno para su salud.

En 18 de las 32 entidades federativas de la República Mexicana se presentaron propuestas al Gobierno acerca de la prohibición de venta de comida chatarra en las escuelas; de esos 18 estados, 12 aprobaron la propuesta, sin embargo, ninguno le lleva a cabo, el resto la vetaron o quedó pendiente; por otro lado, sólo hubo cinco estados que propusieron evitar la publicidad en las escuelas de comida chatarra dirigida a niños, ¿quién en realidad está a cargo de la aprobación de las leyes y propuestas en cuanto a los alimentos chatarra?, ¿Gobierno o empresas?


--
AHANAOA A.C.
Miguel Leopoldo Alvarado, N. D.
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info/

México, un “paraíso” para las refresqueras (El Universal)

México, un "paraíso" para las refresqueras (El Universal)

Actualmente los mexicanos toman en promedio 160 litros per cápita de refresco al año, lo que se convierte en la carga de azúcar más dañina, sin tomar en cuenta las demás bebidas que se ingieren con sabores artificiales y los alimentos chatarra

Andrea Merlos
El Universal
Sábado 03 de abril de 2010
andrea.merlos@eluniversal.com.mx



 

Contrario a las campañas en contra de la obesidad infantil y de la necesidad de mejorar la alimentación y actividad física de los niños, el consumo de refrescos en México creció 60%, con mayor impacto en las zonas en pobreza.

Actualmente los mexicanos toman en promedio 160 litros per cápita de refresco al año, lo que se convierte en la carga de azúcar más dañina, sin tomar en cuenta las demás bebidas que se ingieren con sabores artificiales y los alimentos chatarra.

La Comisión de Salud de la Cámara de Diputados reportó que México se ha convertido en un paraíso de empresas procesadoras de alimentos y bebidas de bajo o nulo valor alimenticio.

"México ocupa el primer lugar mundial en consumo per cápita de refrescos y el segundo en importancia en ventas después de Estados Unidos", señala un punto de acuerdo turnado a las Comisiones Unidas de Salud y Educación en San Lázaro.

Destaca que las 230 plantas embotelladoras del país comercializan 300 millones de cajas —con 12 refrescos en promedio cada una— al año con un valor superior a los 193 mil millones de pesos (15 mil 500 millones de dólares, aproximadamente).

Lo anterior convierte a México en el país con más consumo de refrescos —basados en estadísticas de quiénes ingieren bebidas con gas— a nivel mundial y el segundo en ventas después de Estados Unidos, cita la información de la instancia legislativa.

El 15 de febrero pasado EL UNIVERSAL publicó que la SEP había decidido sostener la venta de panes, galletas y refrescos en las cooperativas escolares.

Decisión desata polémica

La resolución de la dependencia desató un debate sobre la problemática nacional de los niños obesos, ya que a la calidad de la alimentación en sus horarios escolares se suma la falta de ejercicio.

En el punto de acuerdo se detalló que con base en datos del Centro de Investigación de Nutrición y Salud, el creciente consumo de refrescos está condenando a niños y jóvenes a engrosar las filas de obesos, diabéticos e hipertensos.

Por ello, se propone limitar la publicidad para esta clase de productos. En el futuro esos niños serán una carga económica y humana para las instancias de salud públicas, destaca la información de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

Además, se buscará presionar para que el gobierno federal cumpla a cabalidad con el Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria, Estrategia para el Sobrepeso y la Obesidad, firmado el 25 de enero, que establece, entre otros puntos, proveer a las escuelas de agua potable, aplicar campañas informativas y de supervisión de la alimentación de los escolares, así como la obligatoriedad en la práctica de ejercicio.

Alertan de daños

Estudios consultados por la Comisión legislativa determinan que ninguna bebida azucarada tiene efectos de saciedad, por lo que la ingesta de energía a partir de bebidas no se acompaña de regulación eficiente del apetito, lo que contribuye al aumento de peso, entre otros efectos. Actualmente 21% del consumo energético total de los adolescentes proviene de las bebidas.

La secretaria de la Comisión de Salud en la Cámara baja, la priísta María Cristina Díaz, refirió que a pesar de la crisis financiera mundial, una de las empresas refresqueras más importantes reportó un crecimiento de 11% en sus ventas.


--
AHANAOA A.C.
Miguel Leopoldo Alvarado, N. D.
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info/

Humor organico

Detener el aumento de las enfermedades crónicas

Detener el aumento de las enfermedades crónicas
La epidemia de todos

por Víctor Hugo Durán

Se creía que las patologías crónicas eran "enfermedades de los ricos", pero ya no es así. Los países en desarrollo están padeciendo un aumento repentino de muertes y enfermedades debidas al cáncer, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes.

La buena noticia es que casi todo esto puede evitarse.

VIDEO COMIDA CHATARRA