LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS / COMIDA BASURA: LA PLAGA DE LOS ALIMENTOS PROCESADOS

jueves, 28 de julio de 2011

Hungría crea un impuesto para la comida basura (Euroxpress)


13 de Jul, 2011
Hungría aprueba un impuesto para la comida basura

Los alimentos con alto contenido en azúcar, sal, hidratos de carbono o grasa costarán más en Hungría. El Parlamento ha votado la implantación de un impuesto para la comida basura, con el que quiere reducir la factura de los hospitales y, de paso, obtener ingresos para uno de los países más endeudados de Europa. La industria ya ha puesto el grito en el cielo, pero Hungría se propone tener la ley alimentaria más dura del mundo.

Se pretende gravar los productos poco sanos con una tasa de 10 forint, casi 4 céntimos de euro, además de aumentar un 10% el impuesto de licores y refrescos. De esta forma, el gobierno húngaro espera recaudar unos 111 millones de euros que se destinarán al Sistema Nacional de Salud, que ahora tiene un déficit de 371 millones de euros.

Recaudar no solo es el objetivo, dicen, sino frenar el aumento de problemas de salud relacionado con estos productos. La aplicación del impuesto presumiblemente reducirá el consumo de bollería industrial, por ejemplo, pero no va a ser fácil cuando se trate de establecer qué tasa corresponde a productos de comida rápida, como las pizzas o las hamburguesas, con diferentes ingredientes.

La industria alimentaria considera la medida discriminatoria y argumenta que los productos con grasa, azúcar o sal no son perjudiciales si se toman con moderación. Como dato, dicen que el impuesto que grava los dulces en Dinamarca no ha conseguido parar la tasa de obesidad. Según una encuesta del Instituto Nezopont, el 54 % de los húngaros apoya el "impuesto a la grasa", aunque ya se ha criticado que perjudicará a las clases más populares.

El partido nacionalista Fidesz, en el gobierno de Hungría, se está caracterizando por tomar medidas atrevidas y polémicas. Creó un impuesto de crisis para cadenas comerciales, operadores de telefonía y compañías energéticas extranjeras que no gustó a la Comisión Europea y tuvo que retocar la Ley de Medios de Comunicación, por exigencia de Bruselas. 


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Indígenas mexicanos desnutridos por comida chatarra (El Heraldo de Chihuahua)


Pocos rarámuris consumen estos tiempos Maíz y frijol. Foto: El Heraldo de Chihuahua
Bajo crecimiento físico y mental
El Heraldo de Chihuahua
26 de julio de 2011

De la redacción

Guachochi, Chihuahua.- Cambios alimentarios de los indígenas rarámuris dañan su salud. Los niños tarahumaras padecen retraso de crecimiento, anemia y deficiencias nutricionales, producto de las condiciones sociales de vida a las que han sido condenados por muchos años.

Un proceso de "mestización" o "desindigenización" de la cultura de consumo alimenticios o dietéticos, y apoyos institucionales y privados mal orientados, están provocando una desnutrición crónica entre la población infantil indígena rarámuri que viven en la Sierra Tarahumara, así como en los centros urbanos del estado.

La pérdida de la cultura ancestral indígena en cuestión alimentaria, cada día aumenta, ya que los tarahumaras son un gran mercado consumidor de refrescos, sobre todo Coca Cola, sopas instantáneas, productos embolsados o enlatados, que producen desnutrición, retardo de crecimiento físico y mental, sobrepeso, obesidad y anemia, señala el estudio.

El cambio alimentario del tarahumara o rarámuri.

El análisis hecho por investigadores del departamento de salud de la Universidad Iberoamericana, con sede en la Ciudad de México, coordinado por Martha Balcázar Quintero, se levantó en 2010 con niños que viven en Norogachi, Pawichike, comunidades con población indígena del municipio de Guachochi y Chihuahua capital, donde hay varios asentamientos indígenas de diversas regiones de la Sierra Tarahumara donde viven a consecuencia de la emigración a falta de oportunidades de trabajo en sus comunidades de origen.

De entrada, un indicador del cambio de alimentario que conduce a la desnutrición en la población indígena infantil y adulta, es el consumo diario de refrescos de cola. El análisis estructurado en base a 184 niños en edad escolar pertenecientes a tres grupos: los tradicionales rurales (que habitan en la Sierra), los escolarizados en internados rurales y los urbanos migrantes originarios del municipio de Guachochi, arrojan resultados negativos y dañinos para el desarrollo mental y físico de los niños indígenas que consumen alimentos chatarra/desperdicios, indicó la doctora Balcázar Quintero.

De acuerdo a un diagnóstico internacional citado por la investigadora, indica que la epidemia de la mala alimentación que provoca gordura, es la causante de más muertes en todo el mundo. Precisa que cada hora, 285 personas pierden la vida en el mundo por causas relacionadas con la obesidad y el sobrepeso, que provoca la mala alimentación y bebidas chatarra/dañinas de diversas marcas, frituras y bebidas que anuncian en la televisión y radio que bombardeando diariamente a la niñez indígena y mestiza-chabochi.

El problema se vuelve más serio y crítico, toda vez que en la próxima década estas cifras actuales se duplicarán, por lo que habrá un mayor índice de enfermedades cardiovasculares y diabetes. "Así, el futuro no se ve mejor. La razón: más niños y jóvenes tienen problemas de peso por la pésima alimentación que consumen en sus hogares, escuela y calles", señala el diagnóstico citado por la doctora de la Universidad Iberoamericana y de la UNAM.

"El niño obeso casi siempre va a ser un adulto inflado. Los niños actualmente tienen una alimentación desequilibrada, muy sobrada en energía, en grasas y en azúcares, como sucede con los niños indígenas", indicó la investigadora universitaria quien realizó el diagnóstico en la Sierra Tarahumara sobre la mala alimentación entre la población infantil serrana en 2010.

En México, casi 73 millones de mexicanos padecen sobrepeso u obesidad, pero 4.5 millones de niños entre 5 y 11 años ya enfrentan esta circunstancia. Ante este grave panorama de desnutrición, se tiene la obligación de reforzar las medidas extremas, pero además, señaló la especialista, el cambio no debe ser sólo en el ámbito escolar, principalmente en los hogares de los niños, con educación y cultura.

La única manera de tratar una epidemia como la que tenemos actualmente, tanto en el medio rural como la Sierra Tarahumara y en las ciudades, en temas de obesidad, diabetes y problemas cardiometabólicos, es la educación del paciente, apuntó la doctora Martha Balcázar.

Considero que los 30 minutos de actividad física en la escuela deben complementarse en casa. Madres y padres de familia reconocen que preparar el refrigerio para el recreo es un reto. Aceptan que en ocasiones, es más fácil dar dinero y eso está perjudicando a sus hijos que compran alimentos chatarras, concluyó.

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

domingo, 24 de julio de 2011

Ccarne de ganado vacuno engordado con clembuterol en Mexico


La proliferación en nuestro país de carne contaminada con clembuterol deja una vez más al descubierto la ausencia de controles sanitarios en la industria ganadera y el comercio de carne y, más grave aún, la corrupción en las dependencias federales, estatales y municipales encargadas de supervisar los cárnicos destinados al consumo humano.

El clembuterol es un compuesto farmacéutico –se usa como broncodilatador en padecimientos respiratorios– cuyo empleo con fines terapéuticos ha sido prohibido en diversos países industrializados debido a que permanece por muchas horas en el organismo y provoca diversas reacciones adversas. Su aplicación veterinaria tiene, como efecto colateral, el incremento de la masa muscular de los animales, por lo que se le emplea, de manera ilegal, en la ganadería.

El año pasado la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) contabilizó casi 300 casos de personas intoxicadas con ese compuesto debido a que ingirieron carne de ganado vacuno engordado con clembuterol. Este mes, 12 personas resultaron afectadas por la misma causa y, como se informó en la edición de ayer de este diario, las autoridades sanitarias detectaron en Chilpancingo, Guerrero, 477 hígados de res con esa sustancia.

Más allá de la obvia necesidad de emprender una extensa revisión y rectificación de los mecanismos de control aplicados por las secretarías de Salud y de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación federales, y de las instancias estatales correspondientes, así como de ir a fondo en las pesquisas contra los responsables por tales intoxicaciones, la presencia de clembuterol en el ganado nacional exige poner atención en la ausencia de un modelo de desarrollo agropecuario en el país, lo que ha provocado una catástrofe social y humana en el campo, ha reducido severamente la producción agrícola y ganadera y ha colocado a México en una alarmante circunstancia de dependencia alimentaria.

Desde 1988 a la fecha, el ciclo de la política neoliberal en curso ha llevado al gobierno federal a desentenderse de la mayor parte de los productores de granos y carnes, para beneficiar a un puñado de empresas agroexportadoras e importadoras de alimentos, y se ha permitido el ingreso a territorio nacional de productos contaminados o nocivos para la salud, desde la leche radiactiva introducida al país por el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, hasta la actual inundación de transgénicos y el descontrol en el uso de sustancias como el.

Ya que las autoridades no lo han hecho, la sociedad debe cobrar conciencia sobre la imperiosa necesidad de que el país disponga de una política alimentaria orientada a lograr el abasto del mercado interno y el control de los productos agropecuarios destinados al consumo humano. Estos temas son tan importantes para la viabilidad y la seguridad nacionales como la implantación del estado de derecho y el combate a la delincuencia, porque un país que no controla la calidad y la cantidad de los alimentos que produc clembuterol e y consume termina por colocarse en una situación de precariedad extrema.

-- 

AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

viernes, 22 de julio de 2011

Adiós a las Semillas (Info Derecho CL)

¡IMPORTANTE! Adiós a las Semillas (Info Derecho CL)


Entre cuatro paredes, sin consultar con la ciudadanía, senadores aprobaron vender todas las semillas chilenas a la empresa norteamericana Monsanto.

La noticia pasó inadvertida en medio de las movilizaciones contra el proyecto Hidroaysén, registradas en Santiago, Valparaíso y otras regiones del país. Ni la televisión ni las radios ni menos la prensa escrita informaron sobre esta decisión que dejó a muchos estupefactos pues en la práctica significa una fuerte pérdida de soberanía.

En palabras simples, con el "acuerdo" de los senadores, la empresa norteamericana Monsanto, conocida en todo el mundo por su elaboración de semillas transgénicas, será la dueña de todos nuestros vegetales, hortalizas, frutas y verduras, de aquí a un corto plazo. Esto, porque la empresa poseerá las patentes de todos los tipos de semilla que existan en el país, por lo tanto, como dueña de la marca "tomate chileno" podrá cobrar derechos a todos quienes cultiven tomate pues usaron sus semillas para hacerlo.

44


El asunto parece grave y muy grave. No se entiende cómo un grupo de senadores que supuestamente trabajan para el país, entregan a la venta algo tan sensible como las semillas: el inicio de toda la cadena alimenticia, de todo el ciclo, algo ancestral, que está en la tierra, y donde al menos culturalmente, reside gran parte de la escasa identidad que tenemos los chilenos como pueblo. Si lo pensamos en términos de soberanía, claramente el asunto constituye un mordisco importante a la bandera, el escudo y todo lo que se entiende por "patria".

Cuando Chile aprobó su Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, el poeta Armando Uribe señaló tajante en una entrevista que con ese acuerdo "nuestro país desaparece como tal y pasa a ser una colonia norteamericana". Lo acusaron de alarmista, de loco, pero jurídicamente, Uribe – abogado de amplia trayectoria, experto en derecho minero – tenía toda la razón. Una de las cláusulas más importantes del TLC es que Chile no puede cambiar las "reglas del juego", entiéndase, el capitalismo desregulado o neoliberalismo. Por lo tanto, las autoridades políticas chilenas están obligadas a responder a los requerimientos de las empresas norteamericanas, que llegan a "invertir" acompañadas de su embajador y el TLC bajo el brazo. No hay forma de impedirlo, y eso significa que un país ya no es soberano, ya no se manda solo: es una colonia dependiente.

88


En este caso de las semillas, también, justamente, los defensores del proyecto aludieron a los Tratados de Libre Comercio suscritos por Chile con Estados Unidos, Japón y la Unión Europea, argumentando que estábamos obligados a firmar el convenio citado. ¿Para quién trabajan esos senadores? O hilando más fino, ¿quién financia sus campañas?

Más claro echarle agua, los gringos se compraron Chile y ahora la estamos viendo bien fea, arrasarán la Patagonia, desaparecerá Isla Riesco, nos quitaron las semillas, el campo y dentro de poco, el agua. ¿Qué nos va a quedar? Con una institucionalidad desaparecida, arrasada por el poder económico, sólo queda dar paso a una mera administración de los costos sociales del modelo de libre mercado, y seguir siendo una economía exportadora de materias primas.

Mucha gente se pregunta entonces ¿cuál es la diferencia entre esta democracia y la dictadura de los '70 y '80? Antes no opinábamos, ahora tampoco. El país se vende entero y a nosotros ni nos preguntan, pues nuestra constitución no considera el plebiscito como herramienta democrática. Aunque con el famoso TLC, aunque hubiera plebiscito, no valdría nada pues "no se pueden cambiar las reglas del juego". ¿O quieren hacer enojar a EE.UU.?

obama

Así que ya lo sabe, si tiene semillas de algo, guárdelas como recuerdo, y ojo porque ahora Monsanto es el dueño de la tierra, y quien quiera cultivar en grande o en chico tendrá que comprarles a ellos las semillas o atenerse a las consecuencias: llega a tu casa la PDI, te confisca toda la cosecha, los cultivos y las plantaciones, te esposan y te acusan de ladrón, porque la semilla que usaste no es tuya, tiene dueño. Y es norteamericano.

lavega-central

Los senadores que votaron a favor de la venta de las semillas chilenas a Monsanto fueron: Carlos Cantero (Antofagasta, Independiente); los UDI Juan Antonio Coloma y Hernán Larraín (ambos de Maule), Pablo Longueira y Jovino Novoa (ambos de Santiago) y Jaime Orpis (Tarapacá); los RN Francisco Chahuán (Valparaíso), José García y Alberto Espina (ambos de Araucanía), Carlos Kuschel (Región de Los Lagos), Carlos Larraín (Valdivia), Baldo Prokurica (Atacama); y el PPD Eugenio Tuma (Araucanía). La cómoda abstención estuvo a cargo de los PS Camilo Escalona (Los Lagos) y Juan Pablo Letelier (O'Higgins), junto a los DC Hossain Sabag (BioBio), Patricio Walker (Aysén) y Andrés Zaldívar (Maule) y Antonio Horvath (Aysén RN). En contra: Ximena Rincón (Maule) y Jorge Pizarro (Coquimbo), ambos del PDC, junto a José Antonio Gómez (Antofagasta, PR), Alejandro Navarro (BioBio, MAS), y Jaime Quintana (Araucanía, PPD).

Lo que estos senadores acaban de aprobar es el Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales, UPOV 91.

La Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales, UPOV, es una organización propiciada por las transnacionales comercializadoras de semillas y respaldada por los gobiernos, de la que Chile es parte. En los primeros años producían híbridos y hoy también transgénicos. Entre ellas están las empresas Monsanto –que controla más del 90% del mercado de la semilla transgénica- Syngenta, Bayer, y Dupont/Pioneer. Las ventas de semillas y plaguicidas les reportan enormes ganancias a costa de la destrucción de la agricultura campesina, remplazada por la agroindustria y los monocultivos de semillas transgénicas. El precio de los alimentos, según FAO, se encuentra actualmente en los niveles más altos de la historia.

El Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales(Convenio UPOV) ha sido modificado en tres oportunidades: 1972, 1978 y 1991. En Chile, el exitoso lobby empresarial para que nuestro país, firmante de UPOV 78, adhiriese a UPOV 91, fue encabezado por Monsanto a través de ChileBio con el apoyo de ANPROS (la asociación gremial de productores de semilla transgénica de exportación) y del Diario Financiero, virtual vocero del negocio de exportación de semilla transgénica. El gobierno y senado chileno finalmente se rindieron a la presión adicional del Presidente Obama, cercano a Monsanto, quien traía en su agenda de visita a Chile, el tema del respeto a la propiedad intelectual.

stencil-bicentenario


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

martes, 5 de julio de 2011

Endocanabinoides

Endocanabinoides

 

Revisión: Endocanabinoides y sus receptores intestinales

Duncan M., Davison J.S., Sharkey K.A.
Aliment Pharmacol Ther. 22:667-683, 2005.

Los canabinoides actúan en distintos puntos del eje cerebro-intestino, influyendo sobre la actividad gastrointestinal a través de sus acciones a nivel central o de los nervios aferentes primarios extrínsecos.

Se ha sabido por siglos que la marihuana, el hashish y sus derivados estimulan el apetito, inhiben la émesis, normalizan la motilidad intestinal y mejoran una serie de patologías gastrointestinales. El D9-tetrahidrocanabinol (THC) es el principal componente activo del cannabis. Actualmente está claro que el tracto gastrointestinal contiene un sistema que sintetiza localmente endocanabinoides que actúan sobre receptores específicos y modulan una serie de funciones. El sistema nervioso entérico (SNE) es el principal sitio de acción de los canabinoides a nivel gastrointestinal. Además de constituir un sistema de control autónomo, destacan los expertos, el SNE es la vía final de regulación de la función gastrointestinal por parte del sistema nervioso central. Los canabinoides actúan en distintos puntos del eje cerebro-intestino, influyendo sobre la actividad gastrointestinal a través de sus acciones a nivel central o de los nervios aferentes primarios extrínsecos.


El sistema endocanabinoide
Hasta la fecha se han aislado 2 receptores de canabinoides (CB), aunque existen evidencias de la existencia de otros receptores de este tipo. Fuera del SNC, el receptor CB1 se halla en gran densidad en el SNE y los nervios simpáticos y sensoriales. El receptor CB2 se ubica generalmente fuera del SNC, asociado a componentes del sistema inmune. Además, se ha detectado RNA mensajero del receptor CB2 en el plexo mientérico de rata y de cobayo. El primer endocanabinoide, decubierto en cerebro porcino, fue denominado anandamida. Posteriormente se aisló un segundo endocanabinoide, denominado 2-AG, el cual tiene alta afinidad por los receptores CB1 y CB2. Ambos endocanabinoides son sintetizados en el momento (no se almacenan en vesículas). La anandamida actúa también sobre el receptor de capsaicina (receptor TRPV1). La terminación de la acción de ambos ligandos ocurre por transporte facilitado a nivel de membrana y por degradación por enzimas, particularmente la hidrolasa de amidas de ácidos grasos (FAAH). La anandamida y el 2-AG pueden ser sintetizados y secretados independientemente uno de otro. La liberación de ambos ocurre en respuesta al aumento del calcio intracelular, la activación de receptores metabotrópicos o ambos. No se ha dilucidado cómo ocurre la liberación de endocanabinoides en el SNE; hasta el momento no se ha documentado la liberación de estas sustancias por parte de los nervios simpáticos o parasimpáticos del tracto gastrointestinal. No obstante, aclaran los expertos canadienses, se han hallado en intestino de ratón niveles de endocanabinoides suficientes para lograr la activación de receptores. Varios estudios han demostrado que la liberación de endocanabinoides aumenta en ciertas condiciones patológicas a nivel cerebral o cerebeloso, pero no se ha documentado un fenómeno similar en el tracto gastrointestinal.


Receptores CB y sistema nervioso entérico
Los 2 plexos ganglionados del SNE, el mientérico y el submucoso, contienen neuronas motoras, sensoriales e interneuronas. Las neuronas motoras  pueden clasificarse en excitatorias e inhibitorias. La mayoría de las neuronas motoras musculares corresponden al plexo mientérico, mientras que las secretomotras/vasomotoras se ubican en el plexo submucoso. Las neuronas motoras excitatorias, a través de la acetilcolina, controlan la motilidad al inducir contracción muscular. En los estudios por inmunohistoquímica, los receptores CB1 colocalizan con la colínacetiltransferasa, marcador de neuronas colinérgicas, y con la calretinina, un marcador de neuronas motoras excitatorias. Las neuronas motoras inhibitorias, a través de la liberación de óxido nítrico, controlan los reflejos descendentes y de acomodación. En el plexo mientérico de ratón existe colocalización entre la óxido nítrico sintetasa y el receptor CB1. Las neuronas secretomotoras del plexo submucoso pueden ser colinérgicas o no colinérgicas, y estas últimas contienen VIP. En el íleon de cobayo, pero no en los plexos submucoso y mientérico porcino, se ha observado colocalización del receptor CB1 con el VIP. Existen 2 tipos de interneuronas del plexo mientérico, ascendentes y descendentes. Las primeras expresan calretinina, por lo que también podrían expresar receptores CB1. Las neuronas aferentes primarias intestinales se caracterizan por una lenta hiperpolarización luego de la despolarización. El receptor CB1 parece colocalizar con nervios colinérgicos positivos para calbindina, un marcador de este tipo de neuronas.


Neuronas extrínsecas que inervan el tracto gastrointestinal
El tracto gastrointestinal recibe inervación extrínseca del sistema nervioso autónomo y de nervios aferentes primarios vagales y espinales. Las terminales periféricas de las fibras eferentes vagales del estómago de rata contienen receptores CB1 funcionales que ejercen acciones antisecretorias. También se han identificado receptores CB1 en ganglios inferiores del nervio vago y aferentes vagales que se proyectan al estómago y el duodeno. Hasta el momento se desconoce si estos receptores tienen acciones funcionales en el intestino, aunque parecerían relacionarse con alteraciones en la ingesta. En conjunto, los datos sugieren que los canabinoides pueden modular la motilidad y secreción gastrointestinal y el eje cerebro-intestino. Existen escasos datos electrofisiológicos sobre los mecanismos de acción de los endocanabinoides en el SNE. Sin embargo, en base a la distribución del receptor CB1 es probable que estas sustancias tengan acciones específicas sobre varias poblaciones de neuronas entéricas.


Acciones in vivo de los ligandos canabinoides
Acciones fisiológicas.
Diversos estudios han demostrado que los receptores entéricos CB1 inhiben en el íleon el peristaltismo y las contracciones evocadas por estímulos eléctricos a través de la inhibición de la liberación evocada de acetilcolina y, tal vez, a través de la facilitación de vías inhibitorias neurales. Los estudios in vivo indican que el sistema endocanabinoide entérico y los receptores CB1 son importantes para el control de la motilidad gastrointestinal y posiblemente de otras funciones, tales como la secreción gástrica e intestinal. En el caso del tracto gastrointestinal proximal, pareciera que las acciones de los ligandos canabinoides se deben a interacción con receptores CB centrales, mientras que en el intestino los receptores periféricos también serían importantes. Los agonistas canabinoides son poderosos inhibidores de la contractilidad gastrointestinal, comentan los expertos, y se ha demostrado un papel predominante de los receptores CB1 en el retardo del tránsito intestinal inducido por estos agonistas. La anandamida es un ligando endógeno para los receptores TRPV1 localizados en neuronas aferentes primarias. Aunque éste es un posible sitio de acción, importante para el control de la secreción, se han presentado evidencias en contra de este mecanismo. En los modelos animales, los agonistas canabinoides WIN55212-2 y THC suprimen la relajación del esfínter esofágico inferior a través de la activación del receptor CB1. Las acciones de los canabinoides sobre la función secretoria han sido mucho menos estudiadas que las acciones sobre la motilidad.

Acciones fisiopatológicas
El aceite de crotón, un irritante de mucosas, causa inflamación en el intestino delgado del ratón, lo cual se acompaña de aumento en la expresión de receptores CB1. Este irritante produce diarrea y un aumento del tránsito gastrointestinal. Los agonistas canabinoides producen una supresión de este tránsito acelerado. Este efecto, que depende de la dosis de agonista, es mediado por receptores CB1 periféricos, presumiblemente por aumento de estos receptores en el sistema nervioso entérico. Los receptores CB2 parecen no estar involucrados en este modelo de inflamación. Sin embargo, un estudio más reciente sobre tránsito gastrointestinal acelerado en ratas tratadas con lipopolisacárido ha revelado un posible papel de los receptores CB2. En este caso, el tránsito gastrointestinal volvió a valores normales luego del tratamiento con agonistas CB2 pero no con agonistas CB1. Actualmente está bien establecido que el sistema canabinoide puede modular la función inmunitaria, destacan los expertos. Un estudio reciente ha demostrado que el sistema canabinoide endógeno puede generar, a través del receptor CB1, señales que protegen contra la inflamación colónica. Por lo tanto, pareciera que el sistema endocanabinoide entérico es un posible blanco terapéutico no sólo para tratar anomalías de la función gastrointestinal inducida por mediadores de inflamación, si no también para tratar la patología inflamatoria en sí misma.


¿Existe un tono endocanabinoide endógeno en el tracto gastrointestinal?
Los estudios con el antagonista SR141716A del receptor CB1 sugieren que los endocanabinoides pueden ser liberados en condiciones no estimuladas, dando lugar a un tono endógeno en el tracto gastrointestinal. Los ensayos clínicos con este fármaco para el tratamiento de la obesidad y la adicción a la nicotina indican una mayor incidencia de diarrea en comparación con el grupo asignado a placebo, lo cual sugiere un tránsito intestinal acelerado o una mayor secreción. Sin embargo, la interpretación de estos datos se ve complicada porque el fármaco tiene además propiedades agonistas inversas (opuestas a los agonistas CB1).


Interacciones de los canabinoides con otros receptores
Se ha informado que los canabinoides pueden interactuar con receptores de otros sistemas, entre los cuales el TRPV1 es el mejor caracterizado. Este receptor se localiza en subpoblaciones de neuronas aferentes primarias y en núcleos cerebrales específicos, y también en mastocitos y células de la glía. Se cree que los canales TRPV1 son receptores inotrópicos de los canabinoides y que son importantes mediadores de las respuestas inflamatorias neurogénicas. La anandamida activa los canales TRPV1 en neuronas sensoriales, mientras que el 2-araquidonilglicerol (2-AG) y la noladina carecen de efecto. En los ratones, aclaran los expertos, la anandamida reduce el tránsito gastrointestinal por acción sobre receptores CB1 pero no sobre TRPV1. Podría suceder, especulan, que las acciones de la anandamida sobre TRPV1 sólo sean evidentes a altas concentraciones, como las presentes en el sistema cardiovascular o en condiciones fisiopatológicas en las que existe sobreexpresión de canales TRPV1. Los receptores opioides y canabinoides comparten varias acciones características, incluyendo la analgesia y la sedación. En el sistema nervioso entérico, los opioides actúan por mecanismos similares a los canabinoides. En los estudios sobre dolor se ha observado que la coadministración de canabinoides y opioides ejerce acción sinérgica. Los agonistas canabinoides modulan también los canales iónicos 5-HT3 por interacción con el sitio alostérico. La interacción de los canabinoides con los sistemas vainilloide, opioide y serotoninérgico constituye un blanco para futuras investigaciones sobre el sistema canabinoide endógeno.

Potencial clínico de los endocanabinoides
Se ha propuesto el uso de canabinoides para el tratamiento de muchas enfermedades gastrointestinales. Sin embargo, los agonistas del receptor CB1 poseen acciones psicotrópicas indeseadas que limitan su uso. El THC sintético se utiliza habitualmente como antiemético en pacientes con cáncer o sida. Los canabinoides también tienen potencial terapéutico como antidiarreicos. Los análogos del cannabidiol no tienen efectos centrales indeseables, y actualmente se está llevando a cabo ensayos de fase II de su combinación con THC. Otro blanco terapéutico promisorio es el bloqueo de las enzimas que degradan a los canabinoides. La capacidad de los canabinoides de interaccionar con receptores de otros sistemas también tiene potencial terapéutico.


    Año VIII, N° 128, Marzo 2007  
 

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Humor organico

Detener el aumento de las enfermedades crónicas

Detener el aumento de las enfermedades crónicas
La epidemia de todos

por Víctor Hugo Durán

Se creía que las patologías crónicas eran "enfermedades de los ricos", pero ya no es así. Los países en desarrollo están padeciendo un aumento repentino de muertes y enfermedades debidas al cáncer, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes.

La buena noticia es que casi todo esto puede evitarse.

VIDEO COMIDA CHATARRA