LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS

LA BASURA QUE COMEMOS / COMIDA BASURA: LA PLAGA DE LOS ALIMENTOS PROCESADOS

lunes, 17 de enero de 2011

Lamenta Batres venta de mini-chatarra

MAURICIO GONZÁLEZ

El titular de la Secretaría de Desarrollo Social del Distrito Federal, Martí Batres Guadarrama, lamentó que la Secretaría de Educación Pública siga permitiendo que en las cooperativas escolares se vendan productos "chatarra", pero ahora en porciones pequeñas, con lo cual lejos de resolver el problema, propiciará que los niños los consuman en mayores cantidades.

En conferencia de prensa, el perredista anunció que seguirán las campañas de concientización a través de los padres de familia y autoridades escolares, para evitar la compra y el consumo de estos productos.

Señaló que la dependecia a su cargo trabaja desde septiembre de 2010 con los integrantes de las mesas directivas de los planteles de educación básica, con el fin de introducir en las cooperativas, alimentos hechos a base de productos naturales, como el amaranto, avena, miel, frutas cristalizadas y cacahuate.

Por lo anterior, reconoció la importancia de "ir sacando los productos chatarra de las escuelas, y sustituirlos por productos que no afecten la salud de los menores, ya que las primarias representan el sector más vulnerable, pues en este nivel los niños consumen el mayor número de productos nocivos".

Detalló que esta propuesta resulta de una tarea conjunta de la Secretaría de Desarrollo Social con 25 cooperativas, lo cual ha sido aceptado de manera paulatina por los padres de familia y autoridades de los planteles escolares.

Destacó que -hasta el momento- el 14 por ciento de los planteles de educación primaria han visto con buenos ojos la incorporación de productos naturales en sus cooperativas, como medida para evitar la obesidad infantil.


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Minichatarra” da la bienvenida a clases (El Universal)

Minichatarra" da la bienvenida a clases (El Universal)

Desde mañana, 610 productos en porciones pequeñas, entre refrescos, frituras y galletas se venderán en las cooperativas

INSUFICIENTE. José Ángel Córdova, asegura que los productos fueron reformulados en cuanto a su contenido calórico, la organización El Poder del Consumidor dice que lo único que el gobierno federal logró es que la industria redujera el tamaño de las presentaciones de sus productos (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Domingo 09 de enero de 2011 Nurit Martínez y Ruth Rodríguez | El Universal

Este lunes regresan a clases más de 27 millones de alumnos de educación básica y con ellos los alimentos chatarra pero en "miniporciones".

Aunque el secretario de Salud, José Ángel Córdova, asegura que los productos fueron reformulados en cuanto a su contenido calórico, la organización El Poder del Consumidor dice que lo único que el gobierno federal logró es que la industria redujera el tamaño de las presentaciones de sus productos.

Además, al entrar en vigor de manera obligatoria los Lineamientos para el Expendio o Distribución de Alimentos y Bebidas industrializados en las escuelas del país, en 3 de cada 10 no se logró crear el grupo integrado por padres de familia, maestros y directores que vigilará que a los planteles no entren los llamados productos chatarra o hacer que se consuman una sola vez por semana las botanas, galletas, pastelillos, confites y postres.

Listado obeso

La lista de alimentos y bebidas autorizados por las secretarías de Educación Pública y Salud que se podrán vender en las tienditas escolares a partir de este lunes supera los 600 productos, entre botanas, galletas, yogures, dulces, refrescos y bebidas light.

El listado, cuya meta es frenar el sobrepeso y la obesidad infantil que afecta a uno de cada cuatro niños de primaria y a uno de cada tres de secundaria, registró hace seis meses sólo 50 productos y ahora tiene 610 opciones entre alimentos y bebidas.

En el apartado de botanas, pastelillos y confites hay –hasta el 22 de diciembre— cerca de 430 productos autorizados, lo que representa 70% del total de la lista.

En su mayoría son productos en "miniporciones" que se han ido incrementado.

Hay minipastelitos, panecitos con doble chocolate, frituras de maíz, entre otros, pero con porciones más pequeñas. A diferencia de los niños de primaria que sólo podrán consumir agua, los jóvenes de secundaria seguirán comprando refrescos, pero light, así como jugos.

Alejandro Calvillo, quien encabeza la organización El Poder del Consumidor, dijo que es preocupante que la industria sólo cambió las porciones de sus productos y para su elaboración se utilizan los mismos edulcorantes, grasas trans y cantidades de azúcares o sodio, con lo que "se va a provocar que ahora los niños compren dos o tres productos para quedar satisfechos".

La Secretaría de Salud señaló al respecto que la industria cambió sus productos no sólo a raciones más pequeñas o "mini", sino que los artículos autorizados tienen porcentajes más bajos de grasas, sodio y azúcares.

El titular de la dependencia agregó que una persona se vuelve obesa porque come en exceso o ingiere alimentos que son demasiados calóricos, y ambas cosas se deberán evitar con la participación de los padres.

El titular de El Poder del Consumidor lamentó que las dos secretarías encargadas de promover un cambio en la cultura alimentaria entre los niños no hayan podido hacer que ninguno de esos productos quedara fuera de las escuelas. "Mientras estén presentes continuará el deterioro de los hábitos alimenticios", señaló Calvillo.

Las versiones de productos en pequeño únicamente hará que los niños compren más de uno, coincidió Carmen Iñárritu, especialista en temas de obesidad de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

"Hacer versiones en mini no es la solución y tampoco que digan que hay un cambio en el contenido de grasas o azúcares, puesto que en realidad estamos hablando de productos que no son nutritivos. Los dulces, pastelillos y frituras no son nutritivos, lo mejor sería sacarlos de las escuelas y sustituirlos por frutas y verduras", consideró.

Cifras del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) alertan que de 1980 a la fecha la prevalencia de sobrepeso y obesidad se ha triplicado en México en todas las edades, regiones y grupos socioeconómicos, y continúa creciendo a un ritmo alarmante.

A consecuencia del sobrepeso y la obesidad, los niños y adolescentes presentan enfermedades que pueden afectar sus vidas y que antes eran exclusivas de los adultos, como la diabetes mellitus tipo dos, hipertensión arterial, aumento de triglicéridos y colesterol, entre otros.

Alertó que hasta ahora no se difundió con claridad que este tipo de productos "sólo podrán venderse un día a la semana en los planteles escolares", porque así lo marcan los lineamientos.

"Las botanas, galletas, pastelillos, confites y postres, siempre y cuando cumplan con las características indicadas, podrán incluirse una vez a la semana, en sustitución de una preparación de alimentos, para así no rebasar el contenido energético diario del refrigerio", recomendaron las secretarías de Salud y Educación en el apartado de combinación de alimentos y bebidas en los refrigerios escolares de los lineamientos aprobados en agosto.

Faltan comités

Sin embargo, para que eso se cumpla en cada una de las 224 mil 768 escuelas públicas y privadas del país debería crearse un comité de vigilancia del consumo escolar, conformado por al menos cinco personas designadas por el Consejo de Participación Social.

El informe más reciente de la SEP indica que esos grupos fueron creados en 166 mil 050 escuelas. El mayor rezago se da en los planteles privados, donde menos de la mitad (49%) tiene un consejo.

En el estado de Michoacán no se podrá verificar que estos lineamientos se cumplan a cabalidad, debido a que sólo dos de cada 10 escuelas tienen a un grupo de padres de familia que garantice que los niños no comerán productos chatarra. Las mismas dificultades se presentarán en Tlaxcala, Oaxaca y Guanajuato, en donde el porcentaje es de entre cinco y seis escuelas que no cuentan con un grupo de vigilancia del consumo escolar.

La Secretaría de Educación Pública también dio a conocer que la mayoría de los estados iniciaron —en estos seis meses— con "restricciones" de refrescos, galletas, pastelillos, botanas y frituras en los planteles escolares, a pesar de que es hasta mañana lunes cuando será obligatorio.

En Campeche, Jalisco, Oaxaca, Tabasco y Tlaxcala no se había realizado ninguna acción en ese sentido.

En el Distrito Federal y el estado de México la restricción únicamente era para los refrescos.

Según la Encuesta Nacional de Salud en Escolares 2008, 90% de los planteles tienen agua entubada; sin embargo, únicamente 56% de las primarias y 60% de las secundarias disponen de agua potable gratuita.

Previo al regreso a clases, la Secretaría de Educación del Gobierno del Distrito Federal (GDF) anunció que 220 escuelas cuentan con un bebedero.

La Secretaría de Educación Pública dio a conocer que distribuirá en toda la República Mexicana 16 millones de manuales para padres de familia de Cómo preparar el refrigerio escolar y tener una alimentación correcta, así como 250 mil ejemplares de las Orientaciones para la regulación del expendio de alimentos y bebidas en las escuelas.


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Los transgénicos (La Jornada)

Iván Restrepo

El diario madrileño El País ofreció recientemente el resumen de algunos documentos en los que se muestra cómo el gobierno de España defiende los intereses de las trasnacionales estadunidenses que dominan el mercado de los transgénicos (destacadamente Monsanto y Syngenta) y busca contrarrestar las políticas de la Unión Europea para condicionar su cultivo.

Uno de los documentos revela cómo el secretario del Medio Rural español, Joseph Puxeu (un convencido de la necesidad de los transgénicos), pide en 2009 a la embajada de Estados Unidos en Madrid mantenga la presión a fin de que la biotecnología siga como una opción muy importante para los países que integran la Unión Europea.

Esto sucede cuando Austria, Luxemburgo, Hungría, Grecia y Alemania habían rechazado las siembras del maíz transgénico 810 de Monsanto, y en Inglaterra crecía la oposición política y ciudadana a la siembra de transgénicos y a condicionar la venta de sus cosechas con las advertencias suficientes al público de que eran OGM. Además muestra de qué manera se tejen los acuerdos entre países, sacrificando muchas veces los intereses de cada nación. Por ejemplo, España (máxima defensora de los transgénicos en Europa y con la mayor extensión sembrada de maíz genéticamente modificado de ese continente), apoya el acuerdo impulsado por Francia de que cada país pueda vetar el cultivo de un transgénico. Lo hizo a cambio de ser invitada por el presidente Nicolas Sarkozy al Grupo de los 20.

En uno de los documentos de la embajada de Estados Unidos en Madrid se asienta el sentir de las trasnacionales sobre el papel de España como punta de lanza de los OGM: Si España cae, el resto de Europa le seguirá. Con satisfacción manifiesta dicha embajada celebra en 2008 el cese de la ministra del medio Ambiente, Cristina Narbona, pues defiende los cultivos tradicionales y porque advertía sobre los daños que les ocasionarían los transgénicos. En cambio eran partidarios las ministras de Agricultura y de Ciencias. Esta última, Cristina Garmendia, provenía de la industria de la biotecnología y puede ser una aliada en las discusiones del gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero. Pese a todo, la embajada estadunidense no oculta el sólido avance del movimiento antitransgénicos en España y el resto de Europa. Una encuesta reciente citada por El País muestra que quienes cuestionan los transgénicos aumenta cada año en Europa y la mayoría de la gente considera que no benefician y son inseguros.

La oposición francesa a tales productos la explican los funcionarios estadunidenses con gran simpleza: es fruto de la alianza del presidente Nicolas Sarkozy con Greenpeace y Amigos de la Tierra a cambio de que éstas y otras organizaciones se desentiendan de las iniciativas nucleares galas.

Que el reino de las trasnacionales de las semillas y los alimentos necesita el apoyo de reinos que no son de este mundo, lo muestran los documentos que el diario español publica sobre el cabildeo del embajador estadunidense en el Vaticano, a fin de lograr el apoyo de la Iglesia católica a los transgénicos, asunto en el cual no hay en la Santa Sede unanimidad. Tampoco deseo de obligar a los obispos a convertirse en propagandistas de tales productos. De todas formas, el embajador seguirá haciendo lobby a fin de lograr que los OGM sean declarados, imaginamos, dogma de fe.

Entre los miles de documentos pendientes de publicar por Wikileaks, debe haber algunos referidos a México y los transgénicos. Las sorpresas que nos esperan…

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Poco efectivo, el reglamento para comida chatarra

  1. Sólo cooperativas deben acatar normas para comida chatarra
  2. Modifican procesos 10% de empresas pequeñas
  3. Poco efectivo, el reglamento para comida chatarra
--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Rechazan empresas que ahora produzcan minichatarra:...??? (La Jornada)

En la venta de alimentos en escuelas nos ajustamos a las reglas: ConMéxico

Directora de ConMéxico aclara que la reglamentación no incluye a industriales del ramo

Sólo cooperativas deben acatar normas para comida chatarra

Compete a las autoridades monitorear el cumplimiento de los lineamientos, dice Lorena Cerdán

Susana González G.
 
Periódico La Jornada
Lunes 17 de enero de 2011, p. 40

La industria alimentaria no es el sujeto de aplicación de los nuevos lineamientos para la venta de alimentos y bebidas en las escuelas, son las cooperativas escolares, aseveró Lorena Cerdán Torres, directora del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico), al que están afiliados las empresas Bimbo, Sabritas, Barcel, Coca-Cola, Pepsi Cola, Jumex, Danone, Jugos del Valle, Gamesa, Kellog's, y Hershey's, entre otras.

En entrevista con La Jornada, a propósito del cumplimiento de la normatividad y los cambios que ha tenido que adoptar la industria –a la que especialistas, organizaciones civiles y partidos de oposición acusan de vender comida chatarra–, Cerdán Torres aseguró que la labor y competencia de las empresas es desarrollar, distribuir o incluir productos que cumplen con los lineamientos. Puedo decir que están siendo muy estrictas y están comunicando a la autoridad, y por ende a la opinión pública, cuáles son los productos que cumplen los lineamientos, establecidos por las secretarías de Educación Pública (SEP) y de Salud (Ssa).

Calificó como una acción válida y responsable que algunas compañías promocionen sus productos con anuncios publicitarios, donde aseguran que cumplen con dichos lineamientos porque, dijo, orientan a los consumidores, pues aunque están disponibles en Internet no toda la gente puede consultarlos. Al respecto, el Poder del Consumidor ha denunciado que se difunden comerciales en los que se indica, por ejemplo, que Jumex es alimento líquido. Recomendado por la SEP y Salud.

Cerdán Torres dijo al comienzo de la entrevista que sólo es competencia de las autoridades monitorear el cumplimiento de dicha normatividad, pero posteriormente cuando señaló que son las cooperativas y no las empresas en las que recae la regulación, manifestó que hay muchas otras cosas en los lineamientos como son los mecanismos de control, de vigilancia y cumplimiento, que por supuesto estaremos monitoreando y muy atentos.

Las minichatarras

Rechazó las acusaciones de que los cambios aplicados por la industria alimentaria a sus productos sólo se limiten a la reducción de porciones y sean minichatarras. Los lineamientos, dijo, no sólo estipulan porciones pequeñas aunque ese fuera el caso no es un asunto menor, porque racionar las porciones es coadyuvante para el control del peso. Ponderó que también se incluyen una serie de criterios y características de contenido para los alimentos procesados y preparados que se vendan en las escuelas, así como otras recomendaciones a los que se les ha dado poca atención, como las guías de alimentación y que valen más la pena en lugar de considerar si pasa el producto A o B.

Interrogada sobre las inversiones y costos que afrontó la industria para fabricar nuevos productos para las escuelas, la dirigente de ConMéxico no proporcionó cifra alguna, en contraste con lo ocurrido el año pasado cuando el organismo presentó cálculos millonarios sobre las pérdidas económicas que implicaría a sus empresas la prohibición de sus productos en escuelas, como originalmente plantearon las autoridades, propuesta que al final fue desechada en aras de que el sector modificara su producción.

Los costos que asumirían las empresas asociadas de ConMéxico para una sola línea de producto serían de alrededor de 442 millones de pesos, más de 10 mil 600 millones de pesos derivados del estimado de pérdidas por limitación de ventas, expuso el organismo en junio pasado durante la consulta pública sobre los lineamientos. Al refutar tal aseveración, especialistas de la SEP y Ssa sostuvieron entonces que la industria alimentaria se caracteriza por ser muy innovadora y cambiar constantemente empaques y productos, lo que implica grandes inversiones. Ahora, esa es la misma explicación que presenta Cerdán Torres al declarar por qué se carece de un balance financiero sobre los cambios.

–No es un proceso que haya iniciado a raíz de los lineamientos porque desde hace muchos años la industria ha venido reformulando y creando nuevas líneas de productos porque así lo pide el mercado. Esto es un plan de mucho más largo plazo, dijo.

–¿Harán un balance económico para verificar si se cumplieron sus proyecciones económicas sobre los cambios que implicaría la normatividad?

–Como te digo que esto no es un proceso exclusivo para los lineamientos, esas proyecciones de costos se hicieron a partir de ejercicios anteriores. El estimado que presentamos en la consulta es de lo que a una empresa tamaño promedio de ConMéxico le ha costado crear un nuevo producto o reformularlo. Entonces, el costo es tan variable como la cantidad de productos que se vayan a crear, no significa que cambien todos, sería una locura, sino que las empresas interesadas en las cooperativas escolares sólo están adaptando un portafolio de productos específicos para ese mercado, sentenció.


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Humor organico

Detener el aumento de las enfermedades crónicas

Detener el aumento de las enfermedades crónicas
La epidemia de todos

por Víctor Hugo Durán

Se creía que las patologías crónicas eran "enfermedades de los ricos", pero ya no es así. Los países en desarrollo están padeciendo un aumento repentino de muertes y enfermedades debidas al cáncer, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes.

La buena noticia es que casi todo esto puede evitarse.

VIDEO COMIDA CHATARRA