martes, 5 de julio de 2011

Endocanabinoides

Endocanabinoides

 

Revisión: Endocanabinoides y sus receptores intestinales

Duncan M., Davison J.S., Sharkey K.A.
Aliment Pharmacol Ther. 22:667-683, 2005.

Los canabinoides actúan en distintos puntos del eje cerebro-intestino, influyendo sobre la actividad gastrointestinal a través de sus acciones a nivel central o de los nervios aferentes primarios extrínsecos.

Se ha sabido por siglos que la marihuana, el hashish y sus derivados estimulan el apetito, inhiben la émesis, normalizan la motilidad intestinal y mejoran una serie de patologías gastrointestinales. El D9-tetrahidrocanabinol (THC) es el principal componente activo del cannabis. Actualmente está claro que el tracto gastrointestinal contiene un sistema que sintetiza localmente endocanabinoides que actúan sobre receptores específicos y modulan una serie de funciones. El sistema nervioso entérico (SNE) es el principal sitio de acción de los canabinoides a nivel gastrointestinal. Además de constituir un sistema de control autónomo, destacan los expertos, el SNE es la vía final de regulación de la función gastrointestinal por parte del sistema nervioso central. Los canabinoides actúan en distintos puntos del eje cerebro-intestino, influyendo sobre la actividad gastrointestinal a través de sus acciones a nivel central o de los nervios aferentes primarios extrínsecos.


El sistema endocanabinoide
Hasta la fecha se han aislado 2 receptores de canabinoides (CB), aunque existen evidencias de la existencia de otros receptores de este tipo. Fuera del SNC, el receptor CB1 se halla en gran densidad en el SNE y los nervios simpáticos y sensoriales. El receptor CB2 se ubica generalmente fuera del SNC, asociado a componentes del sistema inmune. Además, se ha detectado RNA mensajero del receptor CB2 en el plexo mientérico de rata y de cobayo. El primer endocanabinoide, decubierto en cerebro porcino, fue denominado anandamida. Posteriormente se aisló un segundo endocanabinoide, denominado 2-AG, el cual tiene alta afinidad por los receptores CB1 y CB2. Ambos endocanabinoides son sintetizados en el momento (no se almacenan en vesículas). La anandamida actúa también sobre el receptor de capsaicina (receptor TRPV1). La terminación de la acción de ambos ligandos ocurre por transporte facilitado a nivel de membrana y por degradación por enzimas, particularmente la hidrolasa de amidas de ácidos grasos (FAAH). La anandamida y el 2-AG pueden ser sintetizados y secretados independientemente uno de otro. La liberación de ambos ocurre en respuesta al aumento del calcio intracelular, la activación de receptores metabotrópicos o ambos. No se ha dilucidado cómo ocurre la liberación de endocanabinoides en el SNE; hasta el momento no se ha documentado la liberación de estas sustancias por parte de los nervios simpáticos o parasimpáticos del tracto gastrointestinal. No obstante, aclaran los expertos canadienses, se han hallado en intestino de ratón niveles de endocanabinoides suficientes para lograr la activación de receptores. Varios estudios han demostrado que la liberación de endocanabinoides aumenta en ciertas condiciones patológicas a nivel cerebral o cerebeloso, pero no se ha documentado un fenómeno similar en el tracto gastrointestinal.


Receptores CB y sistema nervioso entérico
Los 2 plexos ganglionados del SNE, el mientérico y el submucoso, contienen neuronas motoras, sensoriales e interneuronas. Las neuronas motoras  pueden clasificarse en excitatorias e inhibitorias. La mayoría de las neuronas motoras musculares corresponden al plexo mientérico, mientras que las secretomotras/vasomotoras se ubican en el plexo submucoso. Las neuronas motoras excitatorias, a través de la acetilcolina, controlan la motilidad al inducir contracción muscular. En los estudios por inmunohistoquímica, los receptores CB1 colocalizan con la colínacetiltransferasa, marcador de neuronas colinérgicas, y con la calretinina, un marcador de neuronas motoras excitatorias. Las neuronas motoras inhibitorias, a través de la liberación de óxido nítrico, controlan los reflejos descendentes y de acomodación. En el plexo mientérico de ratón existe colocalización entre la óxido nítrico sintetasa y el receptor CB1. Las neuronas secretomotoras del plexo submucoso pueden ser colinérgicas o no colinérgicas, y estas últimas contienen VIP. En el íleon de cobayo, pero no en los plexos submucoso y mientérico porcino, se ha observado colocalización del receptor CB1 con el VIP. Existen 2 tipos de interneuronas del plexo mientérico, ascendentes y descendentes. Las primeras expresan calretinina, por lo que también podrían expresar receptores CB1. Las neuronas aferentes primarias intestinales se caracterizan por una lenta hiperpolarización luego de la despolarización. El receptor CB1 parece colocalizar con nervios colinérgicos positivos para calbindina, un marcador de este tipo de neuronas.


Neuronas extrínsecas que inervan el tracto gastrointestinal
El tracto gastrointestinal recibe inervación extrínseca del sistema nervioso autónomo y de nervios aferentes primarios vagales y espinales. Las terminales periféricas de las fibras eferentes vagales del estómago de rata contienen receptores CB1 funcionales que ejercen acciones antisecretorias. También se han identificado receptores CB1 en ganglios inferiores del nervio vago y aferentes vagales que se proyectan al estómago y el duodeno. Hasta el momento se desconoce si estos receptores tienen acciones funcionales en el intestino, aunque parecerían relacionarse con alteraciones en la ingesta. En conjunto, los datos sugieren que los canabinoides pueden modular la motilidad y secreción gastrointestinal y el eje cerebro-intestino. Existen escasos datos electrofisiológicos sobre los mecanismos de acción de los endocanabinoides en el SNE. Sin embargo, en base a la distribución del receptor CB1 es probable que estas sustancias tengan acciones específicas sobre varias poblaciones de neuronas entéricas.


Acciones in vivo de los ligandos canabinoides
Acciones fisiológicas.
Diversos estudios han demostrado que los receptores entéricos CB1 inhiben en el íleon el peristaltismo y las contracciones evocadas por estímulos eléctricos a través de la inhibición de la liberación evocada de acetilcolina y, tal vez, a través de la facilitación de vías inhibitorias neurales. Los estudios in vivo indican que el sistema endocanabinoide entérico y los receptores CB1 son importantes para el control de la motilidad gastrointestinal y posiblemente de otras funciones, tales como la secreción gástrica e intestinal. En el caso del tracto gastrointestinal proximal, pareciera que las acciones de los ligandos canabinoides se deben a interacción con receptores CB centrales, mientras que en el intestino los receptores periféricos también serían importantes. Los agonistas canabinoides son poderosos inhibidores de la contractilidad gastrointestinal, comentan los expertos, y se ha demostrado un papel predominante de los receptores CB1 en el retardo del tránsito intestinal inducido por estos agonistas. La anandamida es un ligando endógeno para los receptores TRPV1 localizados en neuronas aferentes primarias. Aunque éste es un posible sitio de acción, importante para el control de la secreción, se han presentado evidencias en contra de este mecanismo. En los modelos animales, los agonistas canabinoides WIN55212-2 y THC suprimen la relajación del esfínter esofágico inferior a través de la activación del receptor CB1. Las acciones de los canabinoides sobre la función secretoria han sido mucho menos estudiadas que las acciones sobre la motilidad.

Acciones fisiopatológicas
El aceite de crotón, un irritante de mucosas, causa inflamación en el intestino delgado del ratón, lo cual se acompaña de aumento en la expresión de receptores CB1. Este irritante produce diarrea y un aumento del tránsito gastrointestinal. Los agonistas canabinoides producen una supresión de este tránsito acelerado. Este efecto, que depende de la dosis de agonista, es mediado por receptores CB1 periféricos, presumiblemente por aumento de estos receptores en el sistema nervioso entérico. Los receptores CB2 parecen no estar involucrados en este modelo de inflamación. Sin embargo, un estudio más reciente sobre tránsito gastrointestinal acelerado en ratas tratadas con lipopolisacárido ha revelado un posible papel de los receptores CB2. En este caso, el tránsito gastrointestinal volvió a valores normales luego del tratamiento con agonistas CB2 pero no con agonistas CB1. Actualmente está bien establecido que el sistema canabinoide puede modular la función inmunitaria, destacan los expertos. Un estudio reciente ha demostrado que el sistema canabinoide endógeno puede generar, a través del receptor CB1, señales que protegen contra la inflamación colónica. Por lo tanto, pareciera que el sistema endocanabinoide entérico es un posible blanco terapéutico no sólo para tratar anomalías de la función gastrointestinal inducida por mediadores de inflamación, si no también para tratar la patología inflamatoria en sí misma.


¿Existe un tono endocanabinoide endógeno en el tracto gastrointestinal?
Los estudios con el antagonista SR141716A del receptor CB1 sugieren que los endocanabinoides pueden ser liberados en condiciones no estimuladas, dando lugar a un tono endógeno en el tracto gastrointestinal. Los ensayos clínicos con este fármaco para el tratamiento de la obesidad y la adicción a la nicotina indican una mayor incidencia de diarrea en comparación con el grupo asignado a placebo, lo cual sugiere un tránsito intestinal acelerado o una mayor secreción. Sin embargo, la interpretación de estos datos se ve complicada porque el fármaco tiene además propiedades agonistas inversas (opuestas a los agonistas CB1).


Interacciones de los canabinoides con otros receptores
Se ha informado que los canabinoides pueden interactuar con receptores de otros sistemas, entre los cuales el TRPV1 es el mejor caracterizado. Este receptor se localiza en subpoblaciones de neuronas aferentes primarias y en núcleos cerebrales específicos, y también en mastocitos y células de la glía. Se cree que los canales TRPV1 son receptores inotrópicos de los canabinoides y que son importantes mediadores de las respuestas inflamatorias neurogénicas. La anandamida activa los canales TRPV1 en neuronas sensoriales, mientras que el 2-araquidonilglicerol (2-AG) y la noladina carecen de efecto. En los ratones, aclaran los expertos, la anandamida reduce el tránsito gastrointestinal por acción sobre receptores CB1 pero no sobre TRPV1. Podría suceder, especulan, que las acciones de la anandamida sobre TRPV1 sólo sean evidentes a altas concentraciones, como las presentes en el sistema cardiovascular o en condiciones fisiopatológicas en las que existe sobreexpresión de canales TRPV1. Los receptores opioides y canabinoides comparten varias acciones características, incluyendo la analgesia y la sedación. En el sistema nervioso entérico, los opioides actúan por mecanismos similares a los canabinoides. En los estudios sobre dolor se ha observado que la coadministración de canabinoides y opioides ejerce acción sinérgica. Los agonistas canabinoides modulan también los canales iónicos 5-HT3 por interacción con el sitio alostérico. La interacción de los canabinoides con los sistemas vainilloide, opioide y serotoninérgico constituye un blanco para futuras investigaciones sobre el sistema canabinoide endógeno.

Potencial clínico de los endocanabinoides
Se ha propuesto el uso de canabinoides para el tratamiento de muchas enfermedades gastrointestinales. Sin embargo, los agonistas del receptor CB1 poseen acciones psicotrópicas indeseadas que limitan su uso. El THC sintético se utiliza habitualmente como antiemético en pacientes con cáncer o sida. Los canabinoides también tienen potencial terapéutico como antidiarreicos. Los análogos del cannabidiol no tienen efectos centrales indeseables, y actualmente se está llevando a cabo ensayos de fase II de su combinación con THC. Otro blanco terapéutico promisorio es el bloqueo de las enzimas que degradan a los canabinoides. La capacidad de los canabinoides de interaccionar con receptores de otros sistemas también tiene potencial terapéutico.


    Año VIII, N° 128, Marzo 2007  
 

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Humor organico

Detener el aumento de las enfermedades crónicas

Detener el aumento de las enfermedades crónicas
La epidemia de todos

por Víctor Hugo Durán

Se creía que las patologías crónicas eran "enfermedades de los ricos", pero ya no es así. Los países en desarrollo están padeciendo un aumento repentino de muertes y enfermedades debidas al cáncer, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes.

La buena noticia es que casi todo esto puede evitarse.

VIDEO COMIDA CHATARRA